Madera de pino tratada, energía geotérmica y 117 metros cuadrados, esta cabaña de madera es tan sostenible como pasiva y acogedora, y se encuentra en una región forestal de Noruega. Un paraíso invernal.

Auna hora de esquí de la parte norte de Oslo, Noruega, Cabaña Mylla es, más que un refugio de invierno, un hogar cálido y acogedor. Con estándares cercanos a una casa pasiva, además de sostenible en su concepto, la madera es la reina y señora tanto del interior como del exterior, y el mérito hay que atribuírselo al estudio Fjord Arkitekter.

Ubicada en Nordmarka, una región forestal al norte de la capital escandinava, y con 117 metros cuadrados, el propio estudio hace una descripción rápida del proyecto antes de entrar en detalles: “La cabina es alargada y estrecha para la mejor adaptación posible a la parcela, y para proporcionar distancia entre la parte tranquila y activa de la cabaña. Tiene un exterior sobrio, pero es rico en cualidades espaciales interiores. La sala de estar tiene las mejores vistas al exterior y se le ha dado una altura de techo generosa, mientras que en las otras habitaciones se ha buscado una mayor variación de altura”.

“La construcción es simple y racional, y los materiales son duraderos y naturales. El revestimiento exterior es Møre Royal Nature, que es un revestimiento cocido en aceite, y el interior de la cabina está revestido con abeto lacado de Bergene Holm. La iluminación corre a cargo de Ifö Electric. La cabaña tiene un estándar de casa pasiva y solo se calienta con calefacción de roca”. La planta baja está revestida de hormigón pulido expuesto y el altillo posee un encanto especial con abeto aceitado.

La distribución de la cabaña crea una separación espacial inteligente entre las áreas privadas y las comunes. En la planta baja, se encuentran la sala de estar, el comedor, la cocina, el vestíbulo, el baño y las habitaciones, mientras que el altillo alberga una oficina y dormitorios adicionales. Las áreas comunes fluyen armoniosamente, generando distintas zonas dentro del generoso espacio. Las alturas de techo variables y la estratégica ubicación de las ventanas proporcionan carácter y dimensión única a cada habitación, mientras que la escalera se integra como una pieza esencial que define la estructura y distribución de la cabaña.

Fuente: elledecor.com

Por jfish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *