Cada vez hay más gente que invierte en pequeños sistemas solares fotovoltaicos para balcones, terrazas o jardines.

Qué es una central eléctrica de balcón

Una central eléctrica de balcón es una instalación de producción de energía eléctrica a pequeña escala, diseñada para ser instalada en un balcón o terraza de un edificio o vivienda. Se compone de paneles solares fotovoltaicos y, opcionalmente, de un sistema de almacenamiento de energía, como baterías, que permite almacenar la energía generada por los paneles durante el día para poder usarla en momentos en que no haya sol, como por ejemplo durante la noche.

Las centrales eléctricas de balcón son una opción de producción de energía renovable y sostenible para aquellos que deseen reducir su dependencia de la energía procedente de fuentes no renovables, como el petróleo o el gas, y contribuir a la lucha contra el cambio climático. Además, pueden ayudar a reducir las facturas de la luz y aumentar la independencia energética de la vivienda.

Es importante tener en cuenta que una central eléctrica de balcón no es adecuada para todas las viviendas y que es necesario realizar un estudio de viabilidad antes de su instalación. También es necesario tener en cuenta que, aunque las centrales eléctricas de balcón pueden proporcionar una parte significativa de la energía necesaria para una vivienda, es probable que se necesite recurrir a la red eléctrica para cubrir el resto de la demanda.

Instalaciones.

Algunos gobiernos europeos están llevando a cabo una simplificación radical del registro, la instalación y la puesta en marcha de dispositivos fotovoltaicos enchufables. Además, tienen programas de apoyo a las centrales eléctricas de balcón con la idea de generar energía renovable de forma local.

Los gobiernos quieren promover la transición energética en el hogar. Los dispositivos solares enchufables, las llamadas «centrales eléctricas de balcón», pretenden implicar activamente a los inquilinos en la transición energética.

Los pequeños sistemas fotovoltaicos enchufables para el balcón, el jardín, la terraza o el tejado del garaje son una forma sencilla y eficaz de generar electricidad de forma descentralizada, amortiguar la subida de los precios de la electricidad y reducir la huella climática.

Si se instalaran dispositivos fotovoltaicos enchufables en todos los hogares de Europa, se podrían retirar de la red varias centrales eléctricas de carbón. Esto podría ahorrar millones de toneladas de CO2 de aquí a 2030. Esta opción apenas se ha desarrollado en Europa hasta ahora, pero puede implementarse inmediatamente y sin mayores problemas.

El objetivo de todas estas iniciativas es eliminar lo antes posible las barreras de entrada al mercado de las mini-fotovoltaicas. Porque hasta ahora, en Europa se han puesto numerosos obstáculos a los consumidores: desde la cuestión del enchufe «adecuado», pasando por el cambio de contador necesario, hasta el consentimiento del propietario en caso de casas de alquiler.

Todavía circulan muchos mitos sobre las centrales eléctricas de balcón que confunden a los consumidores. El hecho es que las centrales eléctricas de balcón también pueden funcionar de forma segura con una toma eléctrica estándar. La cuestión de la instalación segura también está técnicamente aclarada desde hace tiempo. Con una central eléctrica de balcón de 600 vatios, los hogares pueden ahorrar entre 100 y 200 euros al año, según la orientación y el ángulo de instalación. Con la subida de los precios de la electricidad, aún más en perspectiva.

Debido a la crisis de los precios de la energía, la demanda de minisistemas fotovoltaicos se ha disparado. Las cadenas de suministro se han estabilizado de nuevo, y se puede abastecer bien el mercado.

Fuente: ecoinventos

Por jfish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *