Cuando llega el invierno, una de las cosas que más nos preocupan es conseguir que nuestra casa se mantenga calentita sin tener que pagar una fortuna en calefacción.

Y para conseguirlo, no sirve solo optar por electrodomésticos de bajo consumo o comprar un nórdico más grueso. Lo que realmente marca la diferencia en estos casos es tener un buen aislamiento térmico.

Mejorando el aislamiento de nuestro hogar conseguiremos dos cosas: que el frío no entre tanto en casa y que la calefacción rinda mucho más. Es decir, conseguiremos que la vivienda tarde mucho más en enfriarse, reduciendo así nuestro consumo energético.

Lo mejor de todo es que para mejorar el aislamiento de nuestra casa no siempre es necesario hacer una gran inversión.

Estos trucos facilísimos y baratos pueden marcar una gran diferencia, tanto en la temperatura como en la factura de la luz.

Así puedes mejorar el aislamiento de la vivienda sin reformas

Otra de las ventajas es que la mayoría de estos trucos son aplicables tanto en invierno como en verano, aunque sí es cierto que en los meses más frío del año es cuando se aprovechan más.

Lo más importante: aísla las ventanas

Como es lógico, por las ventanas se puede colar mucho frío. Lo ideal sería contar con ventanas de doble o triple cristal, pero en muchos casos, esta opción es inviable.

Por eso, la opción más rápida y económica es instalar una cubierta aislante transparente en los cristales, cerrar bien todos los huecos con espuma autoadhesiva y sellar las cajas de las persianas

Este modelo es el más vendido de la plataforma por su excelente relación calidad-precio y su fácil instalación. Dimensiones: 1.7 m x 1.5 m.

Tesamoll Thermo Cover actúa como una película transparente forma un colchón de aire termoaislante que añade una capa adicional de protección.

Reduce eficazmente la condensación que se forma en el cristal de la ventana debido a la humedad.

En cuanto a su instalación, tan solo tendrás que limpiar el cristal y el marco de la ventana, asegurar la lámina con la cinta adhesiva doble cara incluida, extenderla con aire caliente (con un secador de pelo) y estirar uniformemente.

Otra forma de aislar las ventanas es colocando espuma en las juntas, para evitar que se cuele el viento frío.

Esta cinta de sellado es autoadhesiva y actúa como cortavientos. Puede sellar huecos con un ancho de entre 1 y 3.5 mm.

La junta aislante flexible se corta a medida y se pega a lo largo del marco de la ventana o la puerta, Para una instalación rápida sin clavos ni tornillos. Si se utiliza en condiciones normales, dura al menos 4 años.

Además, la tira de espuma también contribuye al aislamiento acústico en las habitaciones.

Está disponible en color blanco o negro. El paquete incluye un rollo de 6 m x 9 mm x 4 mm.

Otro lugar por el que se cuela el frío y que muchas veces no solemos darnos cuentas son las cajas de las persianas. Este juego de aislamiento térmico para persianas es una gran opción.

El aislamiento de la caja de persianas protege contra las corrientes de aire, la humedad y el moho, así como ofrece una reducción significativa del ruido.

El kit consiste en una placa de aislamiento, una cuña de aislamiento y cinta de aluminio

Sella las puertas contra el frío

Asegurarnos de que no haya ranuras en las puertas por las que entre el frío también es importantísimo, sobre todo en aquellas que den para el exterior.

La primera medida puede ser instalar un burlete para cubrir el hueco entre la puerta y el suelo. Esto reducirá notablemente las corrientes de aire.

Este modelo es autoadhesivo, y su instalación no lleva más de un par de minutos.

Simplemente, limpia la superficie de la puerta, despega la tira adhesiva y coloca el burlete puerta entrada exterior en la parte inferior.

Funciona en todos los materiales, y además también evita que entre polvo e insectos.

La otra solución es, al igual que en las ventanas, instalar goma aislante en las juntas.

Este modelo se puede usar en todo tipo de ventanas corredizas, puertas corredizas, puertas de seguridad, puertas de armarios, etc.

Se trata de un rollo de 12 m de largo, tan solo deberás ir cortando el trozo que necesitas para cada puerta.

Aprovecha la decoración: alfombras y cortinas como aislamiento

La decoración de nuestro hogar también puede jugar un papel importante en el aislamiento térmico.

Por ejemplo, las alfombras pueden marcar una gran diferencia, en especial si los suelos son de materiales fríos como el mármol o el porcelánico.

Opta por materiales gruesos y calentitos, como puede ser la lana. Hay infinidad de modelos, diseños y tamaños.

Por otra parte, las cortinas serán tus grandes aliadas. Opta por un material grueso, de esta forma aislará del frío pero también de la luz. Son económicas y existen muchos modelos.

Todos estos trucos marcarán un antes y un después cuando hablamos de aislamiento contra el frío, sin que tu bolsillo sufra.

Fuente: sport.es

Por jfish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *