Aunque la RN 40 sigue siendo de ripio, la oferta de servicios en el tramo Cachi-Cafayate ha crecido notablemente en los últimos años.

El patio colonial de Hacienda de Molinos, con su añoso molle.

Hasta hace pocos años, sólo algunos hostales familiares de Cachi y Cafayate, a los que se sumaba el Hostal Provincial de Molinos eran las alternativas para dormir en el emblemático camino de los Valles Calchaquíes. Así como El Manantial del Silencio abrió el juego en la Quebrada de Humahuaca, lo mismo ocurrió cuando abrió el hotel de lujo de Colomé, en un destino para entonces nuevo de los Valles. A él se sumaron La Merced del Alto y El Cortijo en Cachi, y otros como Patios de Cafayate o Cafayate Wine Resort. Si bien hay muchos que lo recorren en un solo día, LUGARES recomienda altamente hacerlo en varias jornadas. Estos son algunos hoteles valiosos para tener en cuenta en el camino.

Vista de los Valles Calchaquíes desde La Merced del Alto, Cachi.

LA PAYA

Virginia Ruíz Moreno es la anfitriona de esta finca familiar que abrieron sus padres en el año 2000. De profunda raigambre vallista, alojarse aquí es una buena manera de acercarse a la historia del lugar, contada por sus protagonistas.

Ubicada en La Paya, un paraje a 13 kilómetros de Cachi, la casona data de 1878 y ofrece siete cómodas habitaciones con baño privado. Resulta una base perfecta para explorar los Valles y, de regreso por las noches, retirarse a descansar y disfrutar de la buena cocina casera y regional en menúes de tres pasos, elaborados con productos de la huerta. También tienen su propio vino, Mónica María, en honor a su madre, que fue directora del museo arqueológico de Cachi. Hay pileta.

  • Desde $9.500 la doble con desayuno. RN 40 Km 4410.

La Paya, finca familiar que abrió sus puertas en el año 2000.

La Paya, finca familiar que abrió sus puertas en el año 2000.

SALA DE PAYOGASTA

En el norte se conoce con el nombre de “sala” a la casa principal de un casco. En 1921, compraron Emilio Gana y Damiana Troncoso la finca Bella Vista y comenzaron a construir esta casona de grandes columnas que rodean un importante patio.

Ochenta años mas tarde, casi todas las antiguas “salas” de la zona estaban abandonadas; pero esta seguía habitada por los descendientes de su hija Lidia, ya abuela, que había casado con Julio César Ruiz de los Llanos. En 2010, comenzó a funcionar como hostería.

Cuenta con nueve habitaciones y un pequeño spa. Las vistas al cordón montañoso y al sagrado Nevado de Cachi son un gran atractivo. Hay restaurante con servicio de cena. Enfrente está la bodega Viñas de Payogasta, de las familias Ruiz de los Llanos y Alonso.

  • Desde $15.620 la doble con desayuno. RN 40 Km 4509.

La Sala de Payogasta cuenta con vistas al cordón montañoso y al sagrado Nevado de Cachi

La Sala de Payogasta cuenta con vistas al cordón montañoso y al sagrado Nevado de Cachi

El patio interno de Sala de Payogasta, un clásico de la arquitectura de la zona muy bien conservado.

VILLA CARDÓN

Pequeña posada a tres cuadras de la plaza de Cachi, inaugurada en 2013 en una antigua casona bien restaurada, propiedad de Silvio Gastaldi. Podría decirse que el patio es el corazón del lugar, con piso de piedra, mesitas y macetas con flores.

Dos de las cuatro habitaciones cuentan con un techo que tiene una parte de vidrio para poder contemplar el cielo nocturno, ¡vaya oportunidad! Los anfitriones, el ucraniano Sergiy Marusik y su sobrino Agustín San Martín, cocinan todo en el horno a leña y ofrecen servicio de desayuno y merienda, pero también almuerzo y cena, con especialidad en pastas.

  • Desde $18.200 la doble con desayuno. Aranda s/n.

En Villa Cardón, los anfitriones Sergiy Marusik y su sobrino Agustín San Martín cocinan todo en el horno a leña.

LA MERCED DEL ALTO

Es uno de los hoteles emblemáticos de Cachi, reconocido por el importante porte y la torre tipo campanario que concibió su arquitecto, el salteño Mariano Sepúlveda. A los pies del nevado de Cachi, fue inaugurado en 2007, y se destaca por su silueta blanca y neocolonial.

Así, a lo lejos se recorta sobre el telón ocre de los cerros que le hacen de telón de fondo. Los espacios comunes son amplísimos, con una estética que cuida cada detalle: alfombras y tapices coloridos, sillones y silloncitos, objetos de arte y piezas decorativas.

Las 16 habitaciones tienen piso de baldosón y muchísima luz. Hay spa, vinoteca y un restaurante gourmet abierto a comensales no hospedados.

  • Desde $28.500 la doble estándar con desayuno. Fuerte Alto s/n Banda Norte.

Reconocido por el importante porte y la torre tipo campanario, La Merced del Alto 
es uno de los hoteles más emblemáticos de Cachi.

Reconocido por el importante porte y la torre tipo campanario, La Merced del Alto 
es uno de los hoteles más emblemáticos de Cachi.

HACIENDA DE MOLINOS

Molinos nunca debería faltar como alto en un viaje por los Valles Calchaquíes. Y en ese alto obligado, la iglesia del pueblo y la Hacienda de Molinos, son dos imperdibles. Están uno enfrente del otro. Esta antigua casona del siglo XVIII fue residencia del último gobernador de Salta por mandato del Rey, Nicolás Severo Isasmendi y pasó a ser Hostería Municipal en 1987. Cecilia Patrón Costas tomó la concesión en 2007 y la restauró con muy buen gusto, transformándola en un coqueto hotel boutique de 18 habitaciones y piscina.

Un gran molle gobierna el primer patio, y alrededor de él se organiza el restaurante en verano. El lugar enamora no solo por la presencia del árbol centenario, también por sus muros de adobe, techos de algarrobo y cañizo, columnas y aberturas en verde oscuro, vasijas con hortensias, y la excelente cocina. Se destacan los tamales y empanadas de carne cortada a cuchillo.

  • Desde $24.100 la doble estándar con desayuno. Abraham Cornejo s/n.

Hacienda de Molinos, un hotel boutique de 18 habitaciones y piscina.

La cocina es otro ítem destacable en la Hacienda de Molinos.

EL CAPRICHO

Es el hospedaje de mayor categoría en Seclantás, un pueblo que es conocido por sus teleros y por ser la base de servicios más próxima a las cuevas de Acsibi. Se trata de una hostería situada en una casona de estilo colonial, del 1800, que perteneció a las familias fundadoras del pueblo, y que está deliciosamente cuidada. Paredes bermellón y ocre, un jardín con árboles y cáctus florecidos, seis amplias habitaciones y una galería con techo cañero y silloncitos para sentarse a tomar mate o copa de vino frente al cordón montañoso calchaquí. Carolina Flores Perazzone es la anfitriona de esta empresa familiar; ella, junto a María, son las que reciben a los huéspedes que elijan descansar en este tranquilo y pintoresco pueblo. Algunos detalles de la hostería: hay un oratorio que perteneció a la familia Díaz Olmos y que se puede visitar; el costurero de doña Laura Díaz fue transformado en recepción, el salón principal remite a reuniones de épocas lejanas, tiene un hogar a leña, sillones y una biblioteca con libros y mucha historia. “Nuestro servicio apunta a la comodidad y a una pausa para lograr tranquilidad”, dice Carolina.

  • El Capricho. Desde $8.000 la doble con desayuno. Abraham Comejo s/n.

El living de la Hostería El Capricho de Seclantás.

Hostería El Capricho, Seclantás.

GRACE CAFAYATE

Por su mejor acceso con Salta (por RN 68 asfaltada), Cafayate ha crecido más que el resto de los Valles en materia hotelera. Este hotel de lujo es un cabal ejemplo de ese despegue. Forma parte de “La Estancia de Cafayate”, un barrio cerrado de 500 hectáreas con cancha de golf.

Entre sus 52 habitaciones, hay 20 villas de dos cuartos cada una. La pileta descubierta con vista a los cerros, tiene un diseño geométrico original: un triángulo, un círculo y un rectángulo, y las vistas en general son un encanto en cualquier hora del día, especialmente al atardecer.

Uno de los atractivos ofrecidos es la posibilidad de cenar un asado con diferentes cortes de carne, combinado con una excelente selección de vinos locales, sobre un tablón y bajo el cielo estrellado de Cafayate.

  • Grace Argentina. Desde u$s 260 la doble con desayuno. RN 40 Km 4340.

Grace Cafayate, un hotel de lujo donde las vistas en general son un encanto en cualquier hora del día.

Ambiente sobrio y elegante en el restaurante de Grace Cafayate.

CHIMPA

La finca fue adquirida por Pietro Nanni en 1905 y restaurada por Teresita Nani, su bisnieta, para convertirse en una adorable casa de campo, muy cerca de Cafayate.

Con grandes arcos ojivales y cinco exclusivas habitaciones, este lugar es ideal para descansar, disfrutar la pileta en verano y hacer cabalgatas por Los Médanos. También se puede almorzar en Brea y degustar vinos en la bodega Tierra Colorada, emprendimientos de la misma familia.

  • Desde $18.200 la doble con desayuno. RN 68 Km 10.

La galería de arcos ojivales, sello particular de Chimpa.

Las habitaciones de Chimpa son amplias y cálidamente decoradas.

La cabalgata por Los Médanos es uno de los grandes atractivos de la estancia.

ESTANCIA COLOMÉ

Hotel boutique de lujo concebido por el suizo Donald Hess que montó allí, a 20 km de Molinos, una importante bodega y un museo único con instalaciones de luz del artista James Turrell.

Reciben todo el año (excepto junio) con pensión completa o media pensión. La gastronomía está supervisada por Patricia Courtois.

  • Desde u$s 496 la doble con desayuno incluido. RP 53 Km 20.

El hotel de la bodega Colomé

VIEJA POSADA

Un multiespacio que reúne buen descanso, arte y artesanía de calidad en la Casa Cultural Pedro Lavaque y exquisita gastronomía en La Despensa, el restaurante donde, además, se sirve el desayuno. En los años 70 el Dr. Orlando Trunsky, nieto de Pedro F. Lavaque, emprendió las tareas de ampliación y reciclado que continúan en la actualidad Paola Marcon y Ramiro Trunsky.

El complejo ocupa buena parte de la manzana y tiene acceso por dos calles. Esta antigua casona de estilo colonial, con influencia italiana, edificada a mediados del siglo XIX, ofrece dos propuestas distintas de hospedaje: La Vieja Posada con 11 habitaciones, y la Casa Lavaque, un espacio boutique con 5 habitaciones. Todo comparte jardines con frondosas enredaderas, árboles y piscina.

  • Desde $24.960, con desayuno. Calixto Mamaní 87.

Vieja Posada, un multiespacio que reúne buen descanso, arte y artesanía de calidad, y exquisita gastronomía.

Vieja Posada, un multiespacio que reúne buen descanso, arte y artesanía de calidad, y exquisita gastronomía.

FINCA DEL CARMEN

La finca de la familia Miralpeix está enclavada en las márgenes del río Calchaquí, a la vera de la RN 40, muy cerca de la Quebrada de las Flechas y a pocos kilómetros de Angastaco. De hecho aquí estuvo el primer asentamiento del pueblo, y de aquella época data la encantadora iglesia que merece ser visitada.

Reciben Emiliano y su esposa Paola, Carolina Miralpeix y Graciela, la madre de ambos. Además de las seis habitaciones y las cuatro cabañas, hay restaurante (donde pueden probarse los vinos de la bodega propia Josefa Rodó), piscina y un museo con réplicas de carruajes antiguos a escala.

  • Desde $15.000 la doble con desayuno. RN 40 Km 4.420.

En Finca del Carmen hay restaurante, piscina y un museo con réplicas de carruajes antiguos a escala.

En Finca del Carmen hay restaurante, piscina y un museo con réplicas de carruajes antiguos a escala.

Fuente: la nación

Por jfish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *