La nueva planta geotérmica utiliza un revolucionario método para generar energía a partir del calor del interior de la Tierra y ya está volcando electricidad a la red eléctrica

Google y la compañía especializada en energías renovables Fervo Energy se han unido para crear un proyecto geotermal revolucionario que ya está inyectando electricidad limpia a la red eléctrica de Nevada, en EEUU. La innovadora tecnología aprovecha el calor del interior de la Tierra para generar energía de manera constante y barata y, a diferencia de otros métodos similares, puede instalarse en una mayor cantidad de ubicaciones.

La energía geothermal promete convertirse en una fuente inagotable y estable de energía que rebaje radicalmente el precio de la electricidad. A diferencia de otras tecnologías prometedoras como la fusión nuclear, la geotérmica ya ha está funcionando. Estados Unidos es líder mundial en el uso de la energía térmica de la Tierra y ya genera cerca de la mitad de la producción total de electricidad a escala comercial del país, según la Administración de Información Energética de EEUU (U.S. Energy Information Administration).

Sin embargo, la mayoría de estos proyectos están instalados en lugares que tienen fácil acceso a rocas calientes muy fracturadas y permeables, lo que limita mucho su implantación y evita que se extienda de manera generalizada. La nueva tecnología de Fervo soluciona ese problema con un ingenioso sistema robado de las prospecciones de petróleo y gas.

«Utilizaban todo lo que, a falta de una palabra mejor, era de la vieja escuela del petróleo y el gas», explica Sarah Jewett, vicepresidenta de estrategia de Fervo, en declaraciones a la agencia de noticias AP. «Básicamente nos dirigimos a las empresas de servicios petrolíferos y les dijimos: ‘Dadnos todo lo mejor que tengáis’. Y hemos utilizado toda la tecnología de perforación moderna para nuestro desarrollo. Esto ha permitido aumentar la eficacia y reducir los costes”.

Una tecnología revolucionaria

Los proyectos geotérmicos más ambiciosos funcionan excavando un agujero muy profundo. Sistemas como el del MIT y el de la compañía Quaise llegan hasta los 20 kilómetros gracias a taladros especiales que pueden vaporizar cualquier roca imaginable. El agujero llega hasta el magma que está bajo nuestros pies que puede llegar a estar a varios miles de grados Celsius, la temperatura suficiente para hacer funcionar una turbina que produce la energía .

El novedoso sistema de Fervo no necesita llegar tan abajo para generar energía. El taladro que tiene en su planta de nevada perfora primero verticalmente hasta unos dos kilómetros y medio de profundidad y luego gira para perforar en horizontal hasta casi un kilómetro.

Esta técnica permite perforar las rocas profundas e inyectar un fluido a presión para fracturarlas, creando el tipo de roca (fracturada y permeable) que se necesita para obtener energía geotérmica.

Cómo funciona

Al no necesitar hacer agujeros tan profundos se evita la posibilidad de errar el tiro en la prospección y perder mucho tiempo y dinero para acceder a lugares a decenas de kilómetros bajo tierra que luego no se pueden usar. Perforar horizontalmente, además, amplía la superficie de contacto con el yacimiento caliente.

Para conseguir la energía, Fervo bombea primero agua fría por un pozo de inyección y luego por encima de la roca caliente del subsuelo hasta otro pozo, el de producción. La fracturación de la roca crea el camino entre ambos pozos y hace que el agua se caliente hasta casi 200 ºC antes de volver a la superficie.

Una vez arriba, el agua transfiere su calor a otro líquido con un punto de ebullición bajo, produciendo vapor que hace girar una turbina para generar electricidad. Se trata de un sistema de circuito cerrado. El agua ya enfriada, vuelve a introducirse en el pozo de inyección para iniciar de nuevo el ciclo las veces que haga falta.

Para qué quiere esto Google

La planta de Nevada produce una potencia constante de 3,4 megavatios. El objetivo de Google es poder utilizar esta energía para alimentar sus centros de datos y su campus de oficinas para cumplir su compromiso de operar con energía libre de carbono de manera constante para 2030.

El próximo proyecto de Fervo, en el condado de Beaver, en Utah, EEUU, comenzará a suministrar energía limpia a la red en 2026 y alcanzará la plena producción en 2028, según explica la compañía.

«Se trata de desbloquear algo muy demandado en el mercado actual, en plena transición hacia el abandono de los combustibles fósiles: energía renovable las 24 horas del día», declaró Jewett.

El santo grial de la energía

Si esta tecnología se puede ampliar a más zonas del mundo conseguiremos una fuente energética ilimitada durante todas las horas del día por un coste muy reducido. El acceso global a la energía geotérmica eliminaría la necesidad de combustibles fósiles de un plumazo. Todos los países serían totalmente autosuficientes. En poco tiempo, esta fuente de energía gratuita podría abaratar la factura de la luz a precios ridículos, afirman los investigadores de compañías como Quise.

En Islandia, uno de los países que usa ampliamente energía geotérmica, la factura energética media — que incluye electricidad, calefacción y agua caliente — es de unos 22 euros.

El acceso a una cantidad virtualmente ilimitada y constante de calor también permitiría que la humanidad continúe avanzando sin generar CO2. Según las estimaciones, podríamos alimentar la civilización durante 20 millones de años usando sólo el 0,1% de su calor. Libre de límites energéticos, también se podría generar hidrógeno verde en cualquier parte, lo que serviría para electrificar el transporte con un uso limitado de las baterías de litio. Y también evitar la propagación de parques eólicos y solares que afectan a la vida salvaje y crean polución visual.

Fuente: elconfidencial.com

Por jfish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *