Empresas de la región empezaron a elaborar e insertar «madera plástica» en el uso cotidiano. ¿De qué se trata este novedoso producto sustentable?

Un producto novedoso en la región que ya comenzó a comercializarse con resultados prometedores, se está insertando lentamente en reconocidas empresas, en chacras y también en muchos hogares. Nació de una enorme necesidad y viene a dar respuesta a otra gran demanda: qué hacer con los residuos plásticos de hogares e industrias y cómo construir nuevos espacios a partir de materiales diferentes y amigables con el medio ambiente.

Y como una cosa lleva a la otra –proyectos, ensayos y pruebas mediante- se logró llegar al producto deseado: “la madera plástica”.

¿Qué es? Es un producto “100% plástico” que se elabora con los residuos de este tipo, posconsumo. Estos elementos son compactados e industrializados, con maquinarias específicas, para generar variedad de piezas aptas para la construcción.

Con este material se realizan pallets, macetas, mesas y todo tipo de muebles, hasta postes para la fruticultura y sus potenciales usos son prometedores. La ecuación es más que interesante: se quita “basura” del medio ambiente y se logra un material resistente y reciclado que sirve como alternativa frente a otros materiales como la madera tradicional.

¿El futuro de la construcción sustentable?

Los elementos elaborados con madera plástica cumplen con las propiedades de resistencia y tienen una vida útil “de 100 años”. “Es un material que tiene particularidades y ventajas con respecto a otros productos, principalmente como la madera: no se pudre, no se astilla, no se agrieta, es libre de mantenimiento y no se agusana”, explicó el ingeniero Dante Aciar, de la empresa LP SRL de Roca.

“Todo esto es muy nuevo y lo principal es que se logra a partir del reciclado, esto lo hacemos a partir de las ecobotellas. Lo que buscamos es una solución que tiene distintas aristas, porque utilizamos residuos domiciliarios posconsumo, como envoltorios de galletitas, de comestibles, papel higiénico, etc. Con eso, cada individuo de la ciudad genera una ecobotella y eso se traslada a nuestra planta industrial, donde se obtiene un producto con muchísimos usos”, detalló.

Para la empresa, que ya cumplió 50 años, el producto es innovador y por eso se pretende incrementar en forma sostenida su producción. Si bien la madera plástica puede emplearse para diversos fines, Aciar destacó que es posible también la fabricación de módulos habitacionales y todo tipo de estructuras, según la funcionalidad que permita. “Es un producto retardador de llama. Esto no quiere decir que sea ignífugo, pero tarda mucho más que la madera en sucumbir ante el fuego”, precisó. Y la gran clave en este desarrollo, que ya se comercializa en diversos puntos de Río Negro y Neuquén, tal como en empresas y grandes emprendimientos en San Patricio de El Chañar, es el reciclado de la basura plástica. “Si no se emplea en algo como esto, todos los materiales posconsumo estarían tirados en el río, en el canalito, en las calles”, lamentó.

Además, se debe tener en cuenta que su uso disminuiría la tala de árboles.

– ¿Cuál es el costo de este producto, es accesible?, consultó LMN.

-“Independientemente de las ventajas, en promedio su valor puede estar un 30 o 40% arriba, en relación a una madera tradicional, Sin embargo, hay que tener en cuenta que después no requiere mantenimiento ni otros gastos y su durabilidad es mucho mayor. Se puede perforar, cortar”.

– ¿Cuál es su rendimiento?

-“Una tabla de un metro de largo, pesa 1,500 kg y cada ecobotella en promedio pesa entre 250 y 300 gramos. Es decir que con 3 ecobotellas podemos tener un kilo”.

Actualmente, el gran déficit para incrementar la ecuación productiva es –precisamente- la falta de materia prima. “Trabajamos intensamente a través de programas con escuelas, municipios, con cooperativas de trabajo, hacemos ecocanjes o alianzas verdes para lograr las ecobotellas y, a cambio, donamos productos”, explicó Aciar.

La producción de materia plástica es un proyecto que se puso en marcha hace tres años aproximadamente, “cuando empezamos a preguntarnos qué está pasando con el residuo que no se recicla. Va al basural, lo entierran, pero la gente tiene que saber que hoy en día hay cooperativas de trabajo que clasifican, y una parte de material nos llega a nosotros para poder realizar esto”.

Se terminó de desarrollar hace un año, aproximadamente, señaló el ingeniero y la firma prevé quintuplicar la producción. La Planta Industrial ubicada en J.J. Gómez. “Actualmente estamos transformando más de 7.000 kilos de residuos plásticos mensuales en madera plástica” a través de un proceso llamado termoformado.

“La máquina que utilizamos la adaptamos nosotros mismos con un trabajo de preingeniería importante”, agregó el referente de LP. La firma trabaja en el reciclado de materiales de grandes empresas de la región, viñedos y bodegas, tal como en San Patricio del Chañar, “y con ecocanjes: llevamos el material y lo devolvemos en madera plástica, emplean postes redondos de 3 pulgadas para las líneas de viñedos. Se ahorran mucho mantenimiento, no se pudren y tienen gran durabilidad”, detalló Aciar.

Usos y aplicaciones

La madera plástica ofrece numerosos potenciales usos. Se puede utilizar para construir decks, bancos, pallets, bins, juegos para parques y también para espacios modulares.

En fruticultura se empieza a utilizar en postes para las plantaciones de viñas y, en el país lo han usado empresas como Starbucks y HSBC para construir con “conciencia medioambiental”.

“No sólo es un material 100% reciclado, sino que, una vez que cumple su ciclo de vida, el material puede reciclarse y usarse para crear nueva madera plástica”, enfatizan referentes del sector.

Punto por punto

  • Es un producto resistente: la madera plástica es resistente contra la lluvia, la nieve, las temperaturas bajas, rayos UV, la sal y el agua clorada, todos elementos que presentan un problema para la madera tradicional y pueden dañarla.
  • Es resistente a la humedad e impermeable.
  • No se decolora, ya que no sufre desgastes ni erosión sobre su superficie.
  • Tiene la misma dureza que la madera común, por lo tanto puede ser tratada y trabajada con los mismos materiales y herramientas que esta.
  • No requiere ningún tipo de mantenimiento, puede lavarse.
  • No atrae bichos ni plagas, al ser el plástico su principal componente no es apta para la vida de ningún insecto.
  • No se raja ni astilla.

Fuente: lmcipolletti.com

Por jfish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *