Las nuevas campanas son más tecnológicas y estéticas

Las placas de cocción modernas han evolucionado con el tiempo, y a día de hoy, todas vienen equipadas con campanas extractoras de humo. Estas han experimentado un notable cambio en los últimos años, ya que las campanas actuales no solo son más tecnológicas, sino que también se integran en el diseño de la cocina a nivel estético.

Sin embargo, también presentan una serie de inconvenientes que es de especial interés conocer. Por un lado, el motor que utilizan puede producir mucho ruido, interfiriendo en las conversaciones de la cocina. Otro factor a tener en cuenta es el gasto de electricidad, especialmente en cocinas más grandes, donde la potencia estándar puede resultar insuficiente, aumentando el consumo eléctrico y generando más ruido al activar la máxima potencia.Por último, el compromiso de mantenimiento es esencial, con la necesidad de limpiar la grasa de la campana todos los días para evitar incendios y garantizar la higiene de la cocina. Asimismo, una vez al mes, se deben sacar y lavar los filtros, considerando incluso su reemplazo por nuevos según sea necesario.

El nuevo invento que sustituirá a la campana de cocina

Marcas como Bosch han innovado con una alternativa a las campanas extractoras: las placas de inducción con extractor integrado. Estos electrodomésticos están diseñados para adaptarse a diversos espacios. La peculiaridad de estos dispositivos es su capacidad para incorporar el extractor de cocina, aspirando humos y vapores sin requerir la instalación de una campana extractora tradicional.

Una placa con extractor integrado constituye un electrodoméstico versátil, fusionando las funciones de una placa de cocción y una campana extractora. Este sistema proporciona un entorno culinario libre de humos, gases y olores, ideal para la preparación de diversas recetas.

En una placa con extractor integrado puedes aprovechar múltiples zonas de cocción con funciones variadas, como niveles de temperatura ajustables, la posibilidad de combinar zonas de cocción y configuraciones automáticas. La zona de extracción, ubicada en el centro de la placa, cuenta con controles táctiles que permiten configurar los ajustes de extracción de manera práctica e intuitiva.

Una característica destacada es la protección contra derrames, ya que la placa de inducción con extractor integrado incluye depósitos diseñados para recoger cualquier sustancia que caiga, preservando así el motor y el interior del extractor. La limpieza también resulta sencilla, ya que tanto el módulo como los filtros son lavables en lavavajillas.

Ventajas

¿Te suena familiar el concepto del ‘triángulo de trabajo’ en la cocina? Este triángulo se conforma mediante líneas imaginarias que conectan tres áreas vitales: almacenamiento, procesado y cocción. En una cocina bien planificada, este triángulo suele estar claramente definido, ajustándose a la distribución elegida, ya sea en L, en U, en paralelo, etc. La integración del extractor en la placa aporta una ventaja significativa en este aspecto, especialmente en lo que respecta al espacio.

En situaciones donde la esquina del triángulo coincide con la zona de cocción, una campana de cocina tradicional ocupa un espacio específico. Sin embargo, al optar por la integración del extractor en la placa, se elimina este inconveniente. Este enfoque es especialmente beneficioso en cocinas con isla, donde la elección de una campana acorde a esta distribución puede ser todo un desafío.

Aportando flexibilidad al proceso culinario, la tecnología FlexInducción de las placas Bosch permite la combinación de dos zonas, creando una superficie rectangular de calentamiento con cuatro inductores. Esta característica resulta ideal para cocinar con recipientes de distintas formas y tamaños, distribuyendo el calor de manera uniforme. La placa cuenta con la capacidad de identificar automáticamente el tamaño y la posición de los recipientes, asegurando un calentamiento eficiente y homogéneo para lograr una cocción uniforme de todos los alimentos.

Así serán las cocinas del futuro

En la visión de las cocinas del futuro, la tecnología será un componente fundamental, pero no el único. Materiales, diseño y utensilios también desempeñarán un papel crucial en la evolución de las cocinas.

La distribución en isla se proyecta como la solución definitiva para la cocina del futuro, siempre y cuando brinde suficiente espacio para trabajar con comodidad. Se considera incluso la posibilidad de incorporar una mesa extraíble para ajustar el espacio de la cocina según las necesidades. Los muebles suspendidos se plantean como una solución ideal para equipar la distribución en isla, aprovechando de manera eficiente el espacio.

La estética unificada ganará relevancia con la fusión de la cocina y el salón en un espacio abierto. Esta tendencia impulsa la fabricación de muebles versátiles que equipen todo el conjunto como si se tratara de un solo espacio, marcando así otra clave importante para la cocina del futuro.

La fusión de electrodomésticos también forma parte de esta visión, como la combinación de campanas extractoras y placas de cocción. Esta fusión introduce extractores al mismo nivel que la placa, ofreciendo ventajas como menor ruido, mayor potencia y un aspecto más discreto.

Fuente: okdiario.com

Por jfish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *