La empresa francesa IPSIIS está desarrollando una espuma aislante sostenible y resistente al fuego fabricada a partir de residuos minerales. Este nuevo material aislante puede soportar temperaturas de hasta 1.300°C.

Este material, no solo es ecológico y resistente al fuego, sino que también se fabrica a partir de desechos minerales reciclados, como vidrio, arcilla, caliza, y otros, transformándolos en una solución sostenible y eficiente.

Proceso de fabricación único y sostenible

El proceso de producción de esta espuma aislante es un ejemplo de ingeniería y conciencia ambiental. Los materiales reciclados se convierten en polvo, se mezclan con agua y aditivos naturales de IPSIIS y se airean, resultando en un material compuesto por un 90% de aire, ligero pero resistente. Esta innovación no solo reutiliza desechos que de otro modo serían descartados, sino que también reduce significativamente el impacto ambiental y los costes de fabricación.

Beneficios ambientales y económicos

Comparado con los aislantes tradicionales, la espuma aislante IPSIIS se destaca por su baja huella de carbono, que es hasta 15 veces menor. Además, su producción requiere mucha menos energía, alrededor de 100 kWh/m³ frente a los 1000 kWh/m³ que suelen necesitar los aislantes térmicos convencionales.

A nivel económico, los costes son competitivos, con precios que varían según el uso, siendo significativamente más bajos que los materiales aislantes tradicionales.

Características técnicas

No solo es ecológica y económica, sino que también es altamente eficiente. Es ininflammable, resistente a altas temperaturas (hasta 1300 °C), y ofrece una gama variada de productos con diferentes propiedades de conductividad térmica y resistencia. Desde aplicaciones industriales hasta uso en construcciones, su versatilidad la hace ideal para una amplia gama de necesidades.

¿Para qué sirve una espuma aislante?

Una espuma aislante, como la desarrollada por IPSIIS, tiene múltiples usos y beneficios, especialmente en la construcción y la industria. Algunas de sus principales funciones y ventajas incluyen:

  1. Aislamiento Térmico: La espuma aislante reduce la transferencia de calor entre el interior y el exterior de un edificio o una estructura. Esto significa que ayuda a mantener fresco el interior durante el verano y cálido durante el invierno, mejorando la eficiencia energética y reduciendo los costos de calefacción y refrigeración.
  2. Aislamiento Acústico: Además de su capacidad para aislar térmicamente, estas espumas también pueden ayudar a reducir la transmisión de sonido. Esto es particularmente útil en edificios residenciales y comerciales para crear entornos más silenciosos y confortables.
  3. Protección Contra el Fuego: Algunas espumas aislantes, como la de IPSIIS, son incombustibles, lo que significa que no contribuyen a la propagación del fuego. Esto mejora la seguridad contra incendios en las estructuras donde se utiliza.
  4. Durabilidad y Mantenimiento: Estos materiales suelen ser resistentes a la humedad y a la degradación con el tiempo, lo que los hace una opción duradera para la construcción y reduce la necesidad de mantenimiento y reparaciones frecuentes.
  5. Sostenibilidad: Las espumas aislantes desarrolladas con enfoques sostenibles, como el reciclaje de desechos minerales, tienen un menor impacto ambiental. Esto es beneficioso tanto para la sostenibilidad global como para las certificaciones de construcción verde.
  6. Versatilidad de Uso: Pueden ser utilizadas en una variedad de aplicaciones, incluyendo paredes, techos, pisos, y en la industria para aislar equipos o procesos que requieren control de temperatura.

Fuente: ecoinventos

Por jfish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *