Un hogar bioclimático es posible y no te costará más que una casa convencional. Siempre está orientada al sur en el hemisferio norte. La construcción sostenible es una manera óptima de satisfacer las necesidades actuales de la vivienda sin poner en tela de juicio la capacidad de generaciones futuras. A este ideal apunta el hogar bioclimático, un tipo de construcción que cada vez está tomando más importancia. Es una casa realizada con madera y hasta paja. Aprovecha al máximo los recursos de su entorno para bajar y hasta suprimir el consumo de energía, reduciendo su impacto sobre el medio ambiente.

Resulta fundamentalmente que la fachada siempre se encuentra orientada al sur, brindando una exposición solar máxima. Para los que residen al sur del ecuador es al revés. La construcción bioclimática no es algo nuevo. De hecho, nuestros antepasados ya la llevaban a cabo, pero no eran conscientes. Sin embargo, esta forma de construcción dejó de frecuentarse en los años 50/60.

Era necesario construir rápido y con un presupuesto limitado en tiempos en los que la ciudadanía no prestaba atención al medio ambiente. A día de hoy, sustancias como el petróleo, la electricidad y el gas son más caros.

Por otra parte, las máquinas de construcción necesitan mucha energía para funcionar, aunque los fabricantes se decanten cada vez más por desarrollar máquinas más sostenibles como excavadores y retroexcavadoras, entre otros. En consecuencia, estamos volviendo al pasado, hacia un hogar bioclimático. Ante la necesidad de cuidar el espacio que nos rodea, las construcciones tienen muy en cuenta el sol, el viento, los relieves, la vegetación…

¿Qué significa tener un hogar bioclimático?

El concepto ‘bioclimático’ es sencillo: está cimentado sobre el principio del confort térmico. Por ende, es necesario protegerse del viento, aprovechando el sol al máximo en invierno y protegerse de él en verano. Hoy es posible diseñar casas pasivas sin demasiadas complicaciones. Están pensadas para tomar la energía solar, almacenarla y expandirla por su interior.

Para lograr este propósito, es primordial la elección de los materiales de construcción y una disposición óptima de las habitaciones que permiten captar energía. Gracias al sol es posible calentar una gran parte de la casa. El edificio tiene que aprovechar los aportes solares y almacenar calor en las masas, como muros y losas de piedra, hormigón y tierra para ser eficiente.

Así puede ahorrar calefacción y proporcionar un confort óptimo todo el año. Con masas suficientes, la temperatura cambia a lo largo del año, instalándose entre los 18 y los 22 grados sin calefacción. En función del aislamiento, este tipo de casa necesitará poco aporte de calefacción o climatización, y solo quedaría por contemplar otra posible calefacción.

El hogar bioclimático es una concepción global inteligente a la que se le incorporan otras opciones. En este contexto y en todos los casos, la orientación juega un papel fundamental en casas de este tipo. La fachada siempre tiene que orientarse hacia el sur brindando una exposición solar máxima. Una casa bioclimática está cimentada para tomar la energía del sol. Se alimenta de esta durante el día, conserva su energía, la restituye y difunde el calor dentro del hogar cuando la temperatura exterior disminuye.

¿Cuánto vale un hogar bioclimático?

Los espacios más frecuentados, como la sala de estar, la cocina y el comedor, deben estar también orientadas al sur para aprovechar al máximo la luz. Las habitaciones deben ubicarse al este o al oeste y los cuartos de baño o cuartos técnicos al norte. Una casa de estas características debe contar con una superficie de vidrio con una extensión muy importante para estar abierta el exterior y conectada con la naturaleza. Si se orientan las aperturas al sur, puede ahorrarse hasta un 30% de energía.

La construcción de un hogar bioclimático no cuesta más que una común. No son la orientación y las aperturas las que influyen en el precio sino la calidad de los materiales, la ejecución de la misma y los resultados óptimos lo que marca la diferencia.

Fuente: ecoticias.com

Por jfish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *