España e Italia por sí solas construirán 92 GW de nueva capacidad solar en los próximos diez años

La última previsión trimestral de Wood Mackenzie sobre energía solar fotovoltaica mundial ha experimentado una mejora del 5%, proyectando más de 3 TWdc de nuevas instalaciones solares fotovoltaicas entre 2023 y 2032. “Los compromisos de descarbonización y electrificación a nivel gubernamental y corporativo, junto con la ampliación de los planes de subastas y los mandatos de energía solar sobre tejados, son los principales impulsores de esta expansión.

Esto, junto con las continuas mejoras en la competitividad de los costes de la energía solar frente a otras tecnologías de generación, se traduce en un crecimiento medio anual del 4% durante el período de nuestro pronóstico solar”, afirma Juan Monge, analista principal de energía solar distribuida en Europa de Wood Mackenzie.

Se espera un crecimiento del 56% en 2023

El desarrollo de la energía solar se está acelerando en todas las regiones, impulsado por el aumento de la electrificación, el apoyo político, la economía energética y la retirada de centrales eléctricas de carbón. Impulsada por la Ley de Reducción de la Inflación (IRA), Norteamérica representará una parte cada vez mayor de las instalaciones mundiales, alcanzando el 15% en 2032.

“Según nuestras previsiones, las instalaciones mundiales alcanzarán casi 360 GWdc a finales de año. China representará por sí sola más de la mitad de las adiciones anuales de capacidad mundial, manteniendo su posición indiscutible como el mayor mercado solar del mundo”, explica Monge.

En su opinión, la falta de capacidad y flexibilidad de la red son los principales obstáculos al crecimiento de la energía solar. “La congestión de la red es especialmente grave en Europa, donde las redes de transmisión no pueden seguir el ritmo de la rápida expansión de la capacidad solar. La Comisión Europea calcula que se necesitan unos 600.000 millones de euros de inversión en redes al año para cumplir los objetivos de descarbonización”.

Cuellos de botella similares están empeorando en América y en partes de Asia-Pacífico, Oriente Medio y África, con plazos de conexión que superan los diez años en algunos países.

Monge también considera que la volatilidad de las tarifas minoristas y la propiedad de terceros impulsan el crecimiento de la energía solar fotovoltaica distribuida en Europa y China. “El aumento de las tarifas minoristas domésticas y no domésticas sigue siendo una de las principales causas del crecimiento récord de la energía solar fotovoltaica residencial y comercial e industrial en mercados europeos como los Países Bajos, Rumanía y Suecia”, añade.

Según Eurostat, los aumentos de las facturas de electricidad en el primer semestre de 2023 en comparación con el primer semestre de 2022 oscilan entre el 60% (tarifas domésticas en Rumanía) y el 950% (en el caso de las tarifas domésticas en los Países Bajos). Esto ha impulsado un volumen récord de instalaciones de energía solar fotovoltaica residencial y C&I este trimestre en estos mercados. La energía fotovoltaica distribuida acumulada en los 12 principales mercados europeos se triplicará en la próxima década.

Enorme crecimiento en China y sur de Europa

China también está experimentando un enorme crecimiento de la energía solar distribuida, donde la fotovoltaica residencial y la C&I ya representan más de la mitad de la capacidad solar total que se espera instalar a finales de este año.

La bajada de los precios de los módulos está mejorando la rentabilidad de los sistemas fotovoltaicos distribuidos en China, con módulos Mono PERC de libre instalación a 0,15 dólares por vatio. Además, la adopción de modelos de propiedad de terceros sigue contribuyendo a la expansión de la energía solar residencial en el principal mercado asiático, haciendo que la energía solar sea más asequible para una base de consumidores más amplia.

El sur de Europa, por su parte, sigue siendo uno de los mercados regionales de mayor crecimiento para la energía solar. “Nuestra última perspectiva del mercado solar del sur de Europa prevé que la capacidad solar acumulada en la región se quintuplique para 2032, alcanzando los 215 GWdc. Se prevé que España e Italia por sí solas construyan 92 GWdc de nueva capacidad solar en los próximos diez años”.

“Si bien una producción solar excepcional, el aumento de los objetivos gubernamentales en materia de energía solar y el plan REPowerEU impulsarán la expansión de la capacidad instalada en la región en la década de 2020, un aumento tan significativo de la capacidad solar dará lugar a una creciente canibalización de los precios y a bajas tasas de captura, a menos que se creen políticas de almacenamiento de energía e incentivos de mercado”, concluye Monge.

Fuente: elperiodicodelaenergia.com

Por jfish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *