La cantidad de dólares que los argentinos tienen en el colchón representa un PBI, pero el poder de compra de ese dinero disminuye por inflación mundial

Dólar en el colchón, mal negocio: cuánto poder de compra perdió el que no los invirtió

En un contexto en que el dólar blue se acercó a los $400, se pone sobre superficie un tema contradictorio para los ahorristas: de acuerdo a datos oficiales, cada vez más suben las tenencias de los argentinos en moneda extranjera «debajo del colchón», pero al mismo tiempo ese dinero tiene un poder de compra cada vez menor por la inflación en Estados Unidos.

En concreto, aquel individuo que tenía guardados u$s10.000, sólo en los últimos 5 años perdió un valor real tal ya que ese monto hoy representa unos u$s8.274. Es decir, cayó su capacidad de adquisición en más de 17%.

La exorbitante inflación argentina, en torno al 100% anual, genera que el inversor decida no tener los pesos «guardados», para evitar perder de forma constante un enorme poder de compra de esos ingresos.

Por eso, una de las alternativas tradicionales preferidas es ahorrar en dólar billete, algo que mucha gente canaliza por fuera del sistema bancario, el también llamado «dólar colchón», por el fuerte cepo cambiario, para evitar controles fiscales o bien temores respecto a posibles intervenciones oficiales en el sistema financiero.

Esto lo sustenta un informe de Indec, que indica que «debajo del colchón» los argentinos tienen un total de cerca de u$s261.800 millones.

Una cifra que equivale a todo un PBI argentino medido a dólar blue, es decir, a todo lo que se produce en el país en todo un año.

De acuerdo a estimaciones oficiales, la cantidad de dólares debajo del colchón llega a los u$s260.000 millones.

Dólares que valen menos

El problema de acumular dólar billete es que en el mundo también hay inflación, y por más que sea en un nivel mucho más bajo que el de Argentina, igual va restando poder de compra de esos papeles.

De hecho, según las últimas proyecciones publicadas por diversos economistas, la inflación esperada para los próximos 12 meses en Estados Unidos se ubica en 5,5%, una tendencia en alza frente al 5,4% observado el mes pasado.

En términos reales, a medida que pasa el tiempo se va deteriorando el monto ahorrado en dólar billete por la inflación que tiene en Estados Unidos. En concreto, el poder de compra bajó alrededor de 50% en los últimos 20 años.

Llevado a dólares de hoy, la moneda estadounidense de hace cinco años valía alrededor de 20,86% más. O bien, es lo mismo a decir que perdió 17,26% de su valor.

En resumen, esto quiere decir que en la medida que esos billetes no estén invertidos o rindiendo un interés mensual, disminuye su poder adquisitivo.

Sí es verdad que los dólares bajo el colchón sirven como refugio y la gente se siente tranquila al tenerlos allí, pero se pierde capacidad de compra por la suba de precios de la economía.

Los ahorristas en dólar billete tienen como gran enemigo a la inflación en Estados Unidos, que en los últimos 5 años le restó más de 17% del valor. dolar economia fajo porcentaje grafico dolares

«Dólar colchón» en crecimiento: causas y consecuencias

La suba constante del precio del dólar, la inflación en alza, el fuerte cepo cambiario y la incertidumbre general tanto política como económica llevan a los ahorristas a buscar dolarizarse fuera del sistema bancario.

El problema es que siempre hay una incertidumbre o miedo general de dejar los ahorros en los bancos, por lo que en momentos de volatilidad se busca sacar los dólares del sistema doméstico porque la gente percibe que eso es más seguro que dejarlos allí, aunque en teoría es infinitamente más seguro un banco que el colchón.

Por la falta de confianza en las instituciones, la gente guarda los dólares en el colchón un PBI medido en dólar paralelo, que es el equivalente a todo lo que se produce en un año. Es una cantidad sideral de dólares que no son invertidos, ni destinados a mayor productividad, ni a generar empleo o comprar maquinaria, sino que están ociosos. Por eso es nocivo para nuestra economía que ocurra eso.

Fuente: iprofesional.com

Por jfish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *