El Instituto de Investigación Tecnológica Industrial y United Renewable Energy han diseñado un módulo fotovoltaico que facilita el reciclaje de todos sus materiales, incluidos el silicio y el encapsulante.

El panel solar fácil de desmontar ha sido certificado por TÜV Rheinland.

El ecodiseño es una herramienta esencial de la economía circular. Para que los productos se reciclen completamente en otros bienes de igual o mayor valor, no sólo se necesitan tecnologías eficientes de tratamiento y recuperación.

Es necesario que los propios «residuos» sean fácilmente desmontables y los materiales que los componen, accesibles. Una norma que también se aplica a la energía fotovoltaica.

Un nuevo proyecto liderado por un consorcio taiwanés está impulsando los esfuerzos en este ámbito. El Instituto de Investigación Tecnológica Industrial ha colaborado con el fabricante de células solares United Renewable Energy y San Fang Chemical Industry para diseñar uno de los paneles solares más fáciles de desmontar del mundo.

El módulo cumple las normas internacionales de la CEI y ha recibido en los últimos días su primera certificación independiente de alta seguridad y fiabilidad por parte de TÜV Rheinland.

Hacia el 100% de reciclaje solar

¿Por qué hacer un panel solar fácil de desmontar? Porque, a pesar de los avances, la industria solar aún no ha cerrado el círculo, a pesar de que los índices de recuperación actuales funcionan al 90%. El nuevo módulo no sólo podría ser completamente reciclado, sino que los materiales recuperados podrían reutilizarse industrialmente.

El ITRI adopta un diseño circular para reconstruir los módulos fotovoltaicos convencionales. El rediseño del módulo comenzó con un nuevo encapsulante y tuvo en cuenta el ciclo de vida de los conectores eléctricos, las células y los soportes del panel. La nueva solución de encapsulación emplea una doble capa de EVA/PO termoestable (etilvinilacetato y poliolefinas) y un elastómero termoplástico para proteger la célula. La doble capa protege la unidad solar de la rotura durante el desmontaje, pero puede eliminarse fácilmente mediante el calentamiento.

Según el Dr. Peng (vicepresidente del instituto), el enfoque permitiría un reciclaje completo y la alta pureza de las obleas de silicio recuperadas aumentaría significativamente el valor del material, reduciendo la necesidad de nuevas materias primas.

Con esta tecnología, se calcula que las emisiones de carbono de los productos fotovoltaicos se reducen en un 50% o más.

Esto puede reforzar la competitividad de la industria solar para alcanzar los objetivos de cero neto en 2050.

Fuente: ecoinventos

Por jfish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *