Hay un proyecto en agenda del Concejo Deliberante que busca fomentar los desarrollos que evitan «el despilfarro de recursos». Se plantean descuentos de hasta el 65 por ciento en algunas tasas municipales, según el formato de obra.

Estos proyectos reducen el impacto de las diferentes fases del ciclo de vida: construcción, uso y derribo. Foto ilustrativa: archivo 0223.

Descuentos de hasta el 65 por ciento en las tasas que cobra al sector la municipalidad es lo que plantea el proyecto para fomentar e incentivar las «construcciones sostenibles» dentro de las ciudades de Mar del Plata y Batán.

En la propuesta legislativa de la edil radical, que todavía aguarda por su tratamiento en comisiones para llegar a sesión y sancionarse como ordenanza, se plantea un régimen de beneficios impositivos que puede alcanzar tanto a construcciones nuevas o existentes, modificaciones y refuncionalizaciones y a edificios públicos o privados.

En primer lugar, el proyecto se encarga de definir como construcción sostenible a todos a aquellos proyectos edilicios que se conciben con criterios medioambientales y reducen el impacto de las diferentes fases del ciclo de vida (construcción, uso y derribo), evitando el despilfarro de los recursos que son necesarios para llevar a cabo la construcción y la utilización de los edificios.

Estos proyectos se basan principalmente en los conceptos de conservación de la energía, sistemas solares pasivos de calefacción, sistemas pasivos de enfriamiento, sistemas activos que utilicen energía renovable, entre otras, se explica en la iniciativa, que también aclara: Las modificaciones y/o refuncionalizaciones de construcciones existentes quedarán comprendidas en la ordenanza siempre y cuando se renueve más del 25% del total de sus cerramientos.

Si se aprueba la ordenanza tal como se planteó, será la Secretaría de Obras y Planeamiento Urbano el área de Gobierno que se encargará de fiscalizar, evaluar y otorgar los beneficios para las “construcciones sostenibles”.

Sistema de puntajes

Para adherir al régimen propuesto, los empresarios interesados deberían presentar ante la autoridad de aplicación (es decir, la Secretaría de Obras) una “Solicitud de Categorización de Construcciones Sostenible” que tiene carácter de declaración jurada y deberá estar firmada por profesionales con incumbencia en la materia, junto a la documentación indicada para cada tipo de práctica sostenibles a implementar.

El proyecto de ordenanza de Sánchez Herrero busca fomentar el desarrollo de construcciones que disminuyen su impacto contra el medio ambiente. Foto: archivo 0223.

En caso de tratarse de construcciones nuevas, modificaciones o refuncionalizaciones, la presentación de la Solicitud de Categorización de Construcciones Sostenibles, deberá realizarse junto a la solicitud de permiso de edificación y/o, relevamiento.

Luego, la Secretaría de Obras y Planeamiento Urbano evaluará las prácticas sostenibles declaradas en la solicitud. De no surgir cambios, la evaluación se haría a través de un sistema que consiste en la asignación de un puntaje a las distintas prácticas sostenibles, en función de los parámetros: Eficiencia en la Ocupación del Suelo, Eficiencia en el Uso de Energía, Eficiencia en el Uso del Agua, Gestión de los Residuos, Buenas Prácticas de uso y Certificaciones Energéticas.

Así, en base al puntaje obtenido mediante el procedimiento de evaluación, se establecen cuatro categorías de construcciones sostenibles: I, II, III y IV, siendo “I” construcciones de mayor sostenibilidad y “IV” construcciones de menor sostenibilidad. La categorización se dará en función de una escala que ya tiene valores predeterminados.

La escala de puntajes según la categoría.

Finalmente, la municipalidad dictaminará mediante resolución la categoría de Construcción Sostenible asignada al proyecto. En caso de tratarse de una construcción nueva, quedará constancia de la misma en el Cartel de Obra y Planos Conforme a Obra. Una vez obtenida la Categoría de Construcción Sostenible correspondiente, se puede dar la autorización para hacer uso del distintivo de «Construcción Sostenible Categoría (X)».

Los beneficios

El proyecto contempla un sistema de exención según la categoría obtenida y dimensiones de la construcción, mediante un descuento en la Tasa por Servicios Técnicos de la Construcción; Tasa por Servicios Urbanos y Tasa por servicio de agua, cloaca y pluvial de Obras Sanitarias Sociedad del Estado (Osse). “Las exenciones operaran de pleno derecho, a partir de la obtención del correspondiente Certificado Final de Obra o de la Resolución descripta en el Artículo 11, según el caso”, se aclara en el mismo expediente.

Así sería el alcance del descuento en las tasas según el tipo de construcción.

Así sería el alcance del descuento en las tasas según el tipo de construcción.

En la iniciativa, además, se indica que para acceder a las exenciones, el beneficiario no solo debe cumplir con las prácticas sostenibles declaradas sino que también deberá adherir a la Boleta Digital durante todo el lapso de duración de la exención y mantener al día el pago del porcentaje de las tasas o tarifas no eximidos, cuyos vencimientos operen con posterioridad a la fecha de otorgamiento del beneficio y durante toda su vigencia.

En caso de no cumplir con las prácticas sostenibles declaradas por la cual se otorgaron las exenciones descriptas en el Artículo 14, podrá ser requerido el pago de todos los importes omitidos por este concepto más los intereses y/o actualizaciones que correspondan. No se otorgará el conforme a obra hasta tanto no sea recategorizada la construcción.

Fuente: 0223.com.ar

Por jfish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *