Una galería abierta que remata en un jardín de invierno vidriado es protagonista de esta bellísima casa de arquitectura mediterránea, con profusión de ventanas abiertas al paisaje exterior.  

De arquitectura mediterránea, con exteriores blancos, ventanas que rematan en postigos verde agua y pérgolas de troncos, la casa de la paisajista Mariana Uccella (@lacasa.sullago) incorpora patios internos, estanques que suma el sonido constante del agua y -como remate perfecto- una galería con un jardín de invierno vidriado, digno de un cuento.

Una pérgola de troncos de eucaliptos corona a la puerta de entrada, de doble hoja en maderas recicladas.
Macetas de barro (Eric Macetas) acompañan el trayecto de una escalera exterior muy a tono con el estilo mediterráneo de la arquitectura. Reposeras (@leruelle) con lonas (@emiuzcudun).
El living de exteriores propone muebles en madera de guayubira con pátina blanca y dos sillas antiguas en hierro óxido 

El jardín de invierno: un mini refugio en hierro y vidrio repartido

En un apéndice de la casa se encuentra el bloque que contiene a la galería con comedor, living de exteriores y un romántico jardín de invierno vidriado, refugio privado de la dueña de casa.

Allí, Mariana Uccella armó su espacio de trabajo, en pleno contacto con la naturaleza: una mesa antigua que oficia como escritorio, una silla de hierro y un piso resuelto con diferentes calcáreos, le dan personalidad a este espacio tan pequeño como acogedor.

Otra vista desde el living hacia el refugio privado de la paisajista Mariana Uccella.
Mantel en tussor rosa con puntilla antigua teñida a mano, platos (Johnson Bros), cubiertos (Laguiole) y copas y vasos en rosa con detalles en blanco. Pie de torta de madera con budín (Cuatro Cafecito).

Una galería que es punto de encuentro

La galería exterior es el lugar de encuentro de familia y amigos. Una larga mesa de madera y sillas de rattan en negro, son aquí protagonistas junto con las lámparas selváticas (@leruelle) que sintetizan el espíritu de la casa: naturaleza y disfrute.

La galería suma un sector con techo de cañas. El paisajismo, por supuesto, es obra de la dueña de casa.
El living ubica un Chesterfield frente a la chiemenea revestida en madera natural. Manta en lana (@thecarpet.co).

Diseño moderno para los interiores

La prioridad del living fue generar un espacio amplio y luminoso, con techos de hormigón, pisos de alisado y una serie de aberturas que permiten ver la laguna desde el interior de la casa.

Un robusto Chesterfield en cuero capitoné y una mesa baja óxido, se ubican frente a la chimenea revestida en madera natural.

La cocina incorpora una isla con desayunador.

Dos puertas corredizas de hierro y vidrio conectan el área social con la cocina, moderna y funcional. El espacio suma al centro una isla con un lado a modo de desayunador, acompañada por unas banquetas de madera de petiribí con asiento tejido en papel kraft.

El dormitorio se abre hacia un balcón terraza que asoma hacia el jardín y la laguna.

Colores pastel para los dormitorios

Dueño de una vista privilegiada hacia la laguna, el dormitorio en suite suma nota de color en las cortinas, la cómoda antigua estilo francés pintada en verde agua y la ropa de cama: acolchado en lino con pie de cama rosa en red con flecos y almohadones de lino tejidos con flecos.

El baño principal se trabajó como una spa privado, con el mármol de Carrara como material protagónico y grifería y apliques en acabado bronce viejo
Dormitorio infantil en tonos neutros.

En el cuarto infantil la paleta vira hacia el rosa y los tonos neutros, con una cama de madera con cabecera y piesera caladas con flores, acolchado liso en tussor off white con almohadones liberty y alfombra rayada en color gris (@leruellekids).

Fuente: parati.com.ar

Por jfish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *