Las latas de refresco de aluminio pueden usarse para hacer un calentador solar muy económico, que te llevará un poco de tiempo hacer.

Los calentadores solares son una forma de ahorrar energía. Pero también son bastante caros y requieren cierta inversión.

Si tenés una casa unifamiliar, podría interesarte este calentador solar.

¿Cómo funciona un calentador solar hecho con latas?

El principio de este sistema de calefacción, bastante original, consiste en transmitir aire al interior de las latas, que se colocan en una caja sellada con plexiglás.

Las latas se pueden pintar de negro para aprovechar aún más los rayos del sol, o dejarlas en sus colores originales para un modelo más divertido. Pero no olvidemos que se trata de ahorrar energía.

El calor se acumula en la caja, calentando el aire alrededor de las latas. El aire caliente es expulsado por un pequeño ventilador y devuelto a la casa. Con buen tiempo, la temperatura en el interior de la caja puede alcanzar los 70 °C, el equivalente a un calentador de 2.000 W. Así, un calentador de 2 m2 puede calentar una habitación de hasta 30 m2.

¿Qué materiales necesitas?

Dependiendo del tamaño del calentador solar, necesitarás muchas latas, que puedes recoger de tus amigos o pidiendo en alguna tienda, por ejemplo, que te las guarden.

También necesitarás pegamento resistente a las altas temperaturas, tablas de madera contrachapada, una placa de plexiglás del tamaño de tu calentador, lana de roca, un ventilador de ordenador, dos tubos de aluminio o PVC y pintura negra si decides pintarlos.

Cómo hacer un calentador solar casero con latas de refresco usadas

Cómo se hace el calentador solar.

A medida que vayas recogiendo las latas, tendrás que limpiarlas con cuidado y ampliar el orificio de la abertura, y luego hacer tres pequeños agujeros en el fondo de la lata, para que pase el aire.

A continuación, aplicaremos pegamento de alta temperatura en la parte posterior de la lata y haz columnas rectas de latas.

Una vez montada la estructura, tendrás que pintarla e instalarla en el marco de madera contrachapada.

Tendrás que construir el marco con una tabla grande en la parte trasera y formar un encofrado o caja, que sostendrá el plexiglás en la parte superior.

Recuerda también hacer dos agujeros en la parte inferior del marco en cada esquina para los tubos.

Coloca dos tablas más dentro del marco con tantos agujeros como columnas y luego fíjalo todo junto.

En los extremos, coloca la lana de roca, dejando las dos entradas de la tubería perfectamente accesibles.

Cubre todo con tu plexiglás, inserta los tubos y luego el ventilador que proyectará el aire en tu habitación. ¡Tienes tu calentador solar de latas!

Este calentador solar puede ser perfecto, por ejemplo, para dar calor a un cobertizo de jardín, a menudo mal aislado o sin calefacción; puede ser una solución económica y también mantenerte ocupado durante un rato construyéndolo.

Fuente: ecoinventos

Por jfish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *