Las futuras carreteras holandesas serán como Legos hechos de plástico reciclado. Grupo Edisur te invita a descubrir esta nueva iniciativa que se llevará a cabo en la ciudad de Rotterdam.

La ciudad holandesa de Rotterdam proyecta construir calles hechas de plástico reciclado. (Créditos Fotos: Plastic Road / Grupo Edisur)

Muchos países del mundo invierten desde hace algunos años en energías renovables y propuestas ecológicas de construcción para intentar remediar las consecuencias del calentamiento global y de la contaminación a nivel mundial.

Uno de los gobiernos que encabeza la lista de políticas y acciones amigables con el ambiente es el de Holanda, cuyos proyectos “verdes” proliferan en distintas ciudades, como la ecoaldea que produce luz y recicla basura en las afueras de Amsterdam o las ciclovías solares al estilo “la noche estrellada de Van Gogh” que combinan eficiencia energética, sustentabilidad y arte en la ciudad holandesa de Eindhoven.

Recientemente, una nueva iniciativa surgió en la ciudad holandesa de Rotterdam para construir calles hechas de plástico reciclado. Grupo Edisur te cuenta más acerca del proyecto y sus numerosos beneficios para el ambiente.

Carreteras de plástico: reciclar y reducir el Co2

El gobierno de la ciudad de Rotterdam se unió a la empresa constructora VolkerWessels para crear un proyecto que revolucionará los sistemas viales a través de la creación de paneles modulares de plástico que se acoplarán entre sí y serán desmontables. Esta forma de construcción de carreteras tipo “Lego” permitirá el fácil acceso a reparaciones y un espacio hueco para infraestructuras básicas.

Sin embargo, el mayor punto a favor del sistema además de su practicidad, radica en que significará un gran beneficio para el ambiente ya que el material para construir los paneles provendrá de plástico reciclado con residuos recuperados de los océanos de todo el mundo. A su vez, esta propuesta ecológica permitirá sustituir el asfalto tradicional que es responsable de emitir más de 1,5 millones de toneladas de Co2 al año.

Un proyecto renovado

La idea de carreteras de plástico existe desde hace tiempo. En India, el profesor de química Rajagopalan Vaudevan desarrolló un método para convertir plástico reciclado en asfalto y en Vancouver, Canadá, el asfaltado con plástico reciclado es una práctica común.

No obstante, el proyecto de Rotterdam supone un gran avance en el diseño a traba de presión similar al de los Legos, que permitiría un fácil acceso a las reparaciones. Además, las calles podrían trasladarse a diferentes lugares, lo cual supone una gran ventaja para los terrenos arenosos o pantanosos de los Países Bajos.

En el interior de los ladrillos prefabricados habría un hueco para colocar toda la infraestructura para la provisión de servicios básicos, lo que facilitaría la reparación de averías y la instalación de nuevas conexiones. El proyecto en desarrollo ofrece así un enfoque creativo para disminuir el impacto ambiental de las ciudades, al mismo tiempo que se brindan soluciones a problemas comunes de las grandes urbes.

Fuente: lavoz.com.ar, ecoinventos.com

Compartir en redes

Por jfish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *