Si notas que la casa está siempre fría y tienes que poner a diario la calefacción, lo más seguro es que tu casa no esté bien aislada. El suelo es una de las zonas de la casa a la que no se le suele prestar suficiente atención.

Un suelo frio y mal aislado evita el confort en el hogar y aumenta el gasto en calefacción. Vamos a ver cómo aislar el suelo de una casa y qué materiales utilizar.

Importancia de aislar el suelo de la casa

Un suelo mal aislado no permite mantener una temperatura homogénea en el hogar. El calor se pierde por el suelo empeorando el confort del hogar y aumentando el gasto energético. Además, pueden surgir problemas de humedad que acaban subiendo a la vivienda. En invierno el suelo estará muy frio y en verano muy caliente.

Aislar el suelo nos ayudará a retener el calor en el hogar reduciendo la perdida de calor y mejorando el confort. Al reducir la perdida de calor y conseguir una temperatura homogénea, ahorraremos en factura de calefacción. Además, evitaremos problemas de humedad, moho y hongos.

Recomendaciones antes de aislar el suelo

  • Revisar el estado del suelo: comprobar que no haya humedad, grietas o problemas estructurales.
  • Elección del material aislante que vamos a utilizar: en el mercado podemos encontrar gran variedad de aislantes para suelos, debemos fijarnos en las prestaciones de cada aislante para decantarnos por uno. Tendrá que tener una baja conductividad térmica y una alta resistencia térmica. Además, debe tener gran resistencia al paso del vapor y un buen comportamiento frente al fuego.
  • Nivelar el suelo: antes de colocar un aislamiento debemos asegurarnos que el suelo está bien nivelado para evitar problemas en el futuro.
  • Aislamiento general de la estancia: la estancia debe estar bien aislada para que el aislamiento del suelo sea eficaz. De nada sirve aislar el suelo de una estancia mal aislada sin aislar la pared de la habitación.

¿Cómo aislar el suelo de una casa?

La superficie del suelo debe estar limpia y seca. Además, debemos arreglar grietas o huecos antes de instalar el aislante. Dependiendo del material elegido, lo tendremos que instalar de una u otra forma. Debemos seguir las indicaciones del fabricante y sellar bien todas las zonas de unión.

¿Es necesario contratar a un profesional para aislar el suelo de una casa?

La decisión de contratar profesionales para aislar el suelo depende de varios factores como la complejidad del aislamiento, la experiencia en reformas del propietario, el presupuesto y el grado de aislamiento necesario.

Además, la humedad por capilaridad o los problemas estructurares son un gran problema que deberías considerar al plantear aislar el suelo tú mismo. Los expertos pueden evaluar de manera efectiva estos desafíos y saben cómo aislar el suelo de una casa adaptando los conocimientos a las necesidades particulares de cada hogar.

¿Qué materiales se pueden utilizar para aislar el suelo de una casa?

Podemos distinguir entre dos tipos de aislamientos para aislar el suelo: los sintéticos y naturales.

Aislamientos sintéticos:

– Poliestireno expandido (EPS): se trata de un aislamiento muy fácil de instalar, ligero y resistente. Es un plástico celular esponjoso. Las planchas que se comercializan, normalmente, suelen estar compuestas por 98% de aire y 1cm de grosor. Cuanta más densidad, más capacidad aislante.

– Poliestireno extruido (XPS): este aislante se utiliza en zonas húmedas como fachadas y tejados. Esto se debe a que es un material que se puede mojar al no tener capacidad de absorción. Un aislante muy resistente con baja conductividad térmica. Su capacidad aislante es mayor que el poliestireno expandido.

– Poliuretano Expandido o espuma de poliuretano: es uno de los materiales que más aíslan la vivienda y se está convirtiendo en uno de los más utilizados. Normalmente, para aislar el techo se utiliza en formato spray. Este método sella todo el suelo volviéndolo impermeable y aislándolo tanto térmica como acústicamente.

La densidad del material asegura la resistencia a las cargas. También podemos encontrarlo en láminas con una cara en aluminio.

– Lana de roca: es uno de los aislantes más utilizados para aislar paredes y techos, se compone de mineral coque y rocas basálticas. Un aislante duradero, repelente al agua e ignifugo. En el mercado podemos encontrar lana de roca en rollos de entre 25 y 100 mm de grosor.

Lo ideal es utilizar las mantas aislantes que traen incorporadas una cara de aluminio que impide la condensación de vapor. Para aislar el suelo con lana mineral debemos tener una base lisa y seca. La lana mineral es muy versátil y se adaptara a las irregularidades del suelo.

Después, se puede aplicar una capa niveladora para colocar posteriormente el revestimiento del suelo.

Aislamientos naturales:

Los aislantes naturales están cada vez más extendidos. Estos materiales son reciclables y biodegradables.

Los más comunes son el corcho, la celulosa, el lino, la lana de oveja o la fibra de coco.

Dentro de los aislantes naturales, el corcho es el más utilizado por sus grandes propiedades aislantes. Está disponible en paneles, en formato proyectado y en virutas.

Fuente: hogarmania.com

Por jfish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *