Barrio Virazón en Nordelta. La ciudad pueblo siempre entre las más solicitadas por la demanda

La pandemia parece haber quedado atrás y, como se puede viajar sin restricciones, las familias demandan menos casas en alquiler para veranear en las urbanizaciones privadas, algo que había marcado registros récord en los dos veranos anteriores cuando muchos preferían instalarse en áreas del mercado suburbano en vez de vacacionar en otros puntos del país y del exterior, donde aún persistían limitaciones.

Actualmente la fisonomía es otra, ya que por lo general las consultas que están llegando son de personas que viven en el exterior y pretenden venir a pasar las fiestas y el mes de enero a Buenos Aires para visitar la familia o también gente que sabe que por distintas cuestiones se tienen que quedar trabajando y no pueden pasar las vacaciones en otros lugares.

Los alquileres de verano en los barrios privados, por ser temporarios se pactan en dólares, y sufrieron un aumento que oscila en el 20% en comparación con la temporada anterior.

La gente por lo general busca en los barrios cerrados seguridad, buenos accesos, jardines grandes, pileta, y casas espaciosas. También en muchos casos tienen con presupuesto determinado y dependiendo de eso buscan las distintas opciones y zonas.

Pero ante no tanta cantidad de consultas, en algunos barrios privados los valores se mantienen como en 2021 según informaron los expertos.

La cantidad de viviendas ofrecidas hasta este momento es inferior a otros años, los propietarios están demorando la decisión de alquilar y los que lo hacen ponen valores similares a los últimos años, que fueron un 20% más altos que antes de la pandemia.

Qué meses se priorizan

Por ahora, la etapa de fiestas de fin de año, luego del 15 de diciembre y enero son meses del calendario por los que más consultan y cierran acuerdos por parte de la demanda.

En general buscan enero, pero hay familias que buscan los 3 meses de verano. En realidad el mínimo es una semana y en esos casos son matrimonios jóvenes sin hijos que alquilan en condominios con amenities donde los valores buscados en esos casos no superan los USD 800 la semana

Quincho, piscina y parrilla, tres requisitos para veranear en las urbanizaciones, como esta vivienda de El Encuentro, en Tigre

Cómo se hacen los contratos y precios en el Norte

Por lo general se firman contratos que van de los 30 días hasta los 3 meses que dura la temporada cuando el calor es protagonista (lógicamente son temporarios).

Algunos de los valores en Tigre, son los siguientes: barrio Santa Bárbara, en lote interno, casa con 3 dormitorios y pileta USD 5.000 por enero 2023; Santa Bárbara lote al agua y casas con 4 dormitorios y pileta desde USD 8.000 por enero.

En Nordelta, casas de 3 dormitorios con pileta, se consigue desde USD 5.000, en enero, y en el barrio San Gabriel, también con similares prestaciones y cotizaciones.

Una casa en Highland Park, un clásico de Pilar

En Pilar, en La Tranquera, casa de 3 dormitorios con pileta del 15 de diciembre a fin de enero 4.600 dólares. En un country histórico como Highland Park, una casa de tres dormitorios con pileta se consigue durante enero por USD 4.000, y en Los Tacos, de 4 dormitorios, en USD 5.000, para enero.

En otras propuestas de Pilar, en enero oscilan entre USD 3.500 y 5.500 y un 25% menos en febrero.

También hay casas especiales cuyos valores se negocian hasta en el doble de estos valores, este tipo de viviendas se ofrecen casi siempre privadamente y sin publicaciones.

Por ejemplo, en Lagartos casa sobre lote de 1.000 metros cuadrados con 500 m2 cubiertos, 5 ambientes, 4 baños, 2 cocheras frente al golf se ofrece en USD 5.000 en enero y USD 3.000 en febrero.

En Campo Chico, un country que está entre Pilar y Escobar, por una casa de 4 ambientes, 2 baños completos, galería, parrilla, piscina, área deportiva se piden USD 2.400 para diciembre; USD 2.800, enero, y USD 2.400, para febrero.

Eje sudoeste

Tanto en Pilar, Tigre o Canning la gente reclama buena conectividad por si tienen que seguir tele trabajando desde el hogar que alquilen. Pero fundamentalmente seguridad, pileta y parrilla y que estén amobladas, por lo sondeado con los posibles clientes, la demanda convalidará los precios que los propietarios de la viviendas piden.

Terralagos, con una laguna cristalina, en Canning

En esta zona, los valores mensuales para alquileres oscilan entre USD 3.000 a USD 5.000 para el verano.

Si bien falta todavía para el verano, el corredor verde de Canning-San Vicente se consolidó y según informan los expertos es un lugar donde los veraneantes lo priorizan por llegar más rápido a Buenos Aires en caso de necesitarlo.

La demanda pide casas confortables, con vajilla incluida, para pasar toda la temporada y disfrutar del verano, los amigos, los hijos; al mismo tiempo que buscan estar cerca de centros comerciales y áreas de servicios.

La demanda pide viviendas amobladas, con conectividad buena y cerca de áreas de servicios

Los montos pedidos hoy pueden ir desde los USD 2.000 a USD 9.000 para la segunda quincena de diciembre. Los princípiales barrios son Saint Thomas y Terralagos con valores desde USD 5.000, pero hay otros como Santa Juana o Malibú donde los precios pueden bajar a USD 3.500 el mes.

Hoy en una vivienda para vacacionar no pueden faltar un quincho equipado, parque, y son muy elegidos los barrios con mucha forestación y lotes amplios, si bien no hay una zona determinada lo que buscan que estén cerca de los accesos ya que muchos dejan a su familia y siguen con su rutina diaria.

Fuente: https://www.infobae.com/economia/2022/09/19/alquileres-de-verano-en-los-barrios-privados-hay-menor-demanda-y-los-precios-subieron-un-20-en-dolares/

Por jfish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *