Una compañía japonesa crea un nuevo vidrio solar de cuarzo de silicio transparente que captura parte del espectro de luz y lo convierte en energía.

El sector fotovoltaico está avanzando de forma considerable en España, ya que muchos ciudadanos acuden a las placas solares para rebajar la factura de la luz. Una industria que continua buscando fórmulas para mejorar la eficiencia de sus productos y, gracias al avance de la tecnología, ya se han presentado inventos como unas nuevas células que generan hasta un 40% más de energía o un cristal que también puede producir hidrógeno. Ahora, una empresa japonesa sorprende con un vidrio que convierte cualquier ventana en un panel fotovoltaico y que genera más electricidad.

Se trata de inQs, una empresa japonesa que ha mostrado su nuevo vidrio solar SQPV (Solar Quartz Panel) durante la pasada celebración del CES 2024 (Consumer Electronics Show, en inglés), la feria tecnológica más grande del mundo que tiene lugar anualmente en Las Vegas, en Estados Unidos; y donde esta tecnología ha recibido varios premios, entre los que destaca el galardón a la mejor innovación. Un cristal que nace como una alternativa para lograr que una ventana pueda capturar parte del espectro de luz y convertirlo en energía. 

Este vidrio solar de cuarzo de silicio transparente se convierte en una solución con un gran potencial para transformar completamente el panorama de la generación de energía renovable, según señalan sus creadores en un comunicado. El nuevo cristal solar de energía de la compañía japonesa se ha convertido en el «más avanzado y eficiente del mundo en la actualidad», según el CES. Una tecnología que fusiona la eficiencia energética con un diseño versátil, lo que abre nuevas posibilidades para la integración de la energía fotovoltaica en una amplia variedad de entornos.

Convierte luz en electricidad

El nuevo SQPV es un vidrio solar transparente que se puede instalar como ventanas o en fachadas, vidrieras o tragaluces, entre otros. Una tecnología que no sólo genera electricidad a partir de la luz solar, sino que también aprovecha la energía de la luz invisible, también conocido como espectro invisible y que es la parte de la radiación electromagnética que no son visibles para el ojo humano, como rayos X, infrarrojos o rayos gamma, entre otros-; incluso en interiores poco iluminados o en días nublados. 

Una luz invisible que el vidrio puede aprovechar incluso en interiores poco iluminados o en días nublados. Mientras que cabe señalar que, por el contrario, la luz visible es la que se conoce como luz solar, que el ojo humano puede percibir. El cristal SQPV puede convertir la luz en electricidad y lo hace mediante la superposición de nanomateriales entre dos láminas de vidrio conductor que contribuyen a la generación de diversos tipos de electricidad

Además, esta tecnología destaca por su capacidad para captar luz desde ambos lados del vidrio y por los dos bordes cuando los fotones alcanzan la capa fotovoltaica; lo que supera a otras soluciones existentes y le permite producir más energía por unidad, según detallan sus creadores. Y la transparencia es otra de las claves de este dispositivo, ya que en lugar de usar celdas de silicio opacas tradicionales, que brindan un color negro o azul a las placas fotovoltaicas; en su lugar inQS utiliza cuarzo de silicio transparente.

Una característica que permite al vidrio generar electricidad en entornos de baja intensidad lumínica, además de reducir el consumo energético a la hora de iluminar y calentar espacios o de protegerse del calor. Incluso es ideal para crear edificios dotados de cristaleras que permitan la entrada de luz -con una tasa de transmisión de luz visible que alcanza el 75%, la mayor del mercado, según la empresa-, generen energía y reduzcan la huella de carbono.

El fabricante japonés también indica que el proceso de instalación del cristal SQPV es realmente sencillo, ya que «puede ser como una ventana estándar o puede ser un segundo cristal. En ambos casos, generan electricidad estable y eficiente a partir de fuentes de luz (sol, iluminación interior, luz reflejada, etcétera) generadas en el entorno vital y reducen la huella de carbono». Además, el cuarzo utilizado es resistente al tiempo extremo y duradero, lo que garantiza una larga vida útil al vidrio y un mantenimiento mínimo.

Fácil de reciclar

En la actualidad, la empresa inQS -que cuenta con pocos años de vida- ya ha comenzado a fabricar las primeras unidades de su vidrio solar SQPV en su planta de Tokio. Además, la compañía asegura que ya ha acometido las primeras entregas a sus clientes y que esta tecnología se ha probado e instalado en una famosa escuela de Japón. Sin embargo, por el momento no ha ofrecido datos sobre su rendimiento ni funcionamiento para poder realizar una valoración de viabilidad.

«Todo lo que hay en el interior del producto está hecho de materiales muy, muy fáciles de encontrar. No hay metales ni tierras raras, y el propio panel se puede eliminar y reciclar de forma fácil y segura. Esto contrasta con los paneles solares convencionales, que pueden ser difíciles de reciclar debido a los materiales que utilizan», aclara en un comunicado Rike Wootten, director internacional de inQs.

Fuente: El Español

Por jfish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *