La energía solar es la punta de lanza hacia una transición ecológica verdadera (y temprana, que vamos tarde). Sin embargo, las células convencionales siguen lejos de ser la solución que necesitamos. Un equipo de investigadores australianos ha desarrollado un espejo con placas fotovoltaicas que nos ha dejado con la boca abierta.

Los paneles solares tienen un problema: la pérdida de radiación

Las placas fotovoltaicas convencionales, aunque efectivas, enfrentan un problema común: la pérdida de radiación solar. Esta limitación ha llevado a la búsqueda de alternativas que optimicen la captura de energía solar y reduzcan las pérdidas asociadas.

Es en este contexto que surge la innovación australiana utilizando placas solares con espejos, una propuesta que podría revolucionar la forma en que generamos energía a partir del sol. ¿Sabes de qué te estamos hablando? No te lo vas a creer.

Espejos como paneles fotovoltaicos, el invento que llega de Australia

Australia ha logrado un avance significativo en la generación de energía solar mediante el uso de un espejo con placas fotovoltaicas, adoptando la tecnología de energía solar térmica concentrada (CST). Esta técnica aprovecha la energía solar para producir calor o electricidad mediante colectores solares.

La complejidad radica en la concentración de la luz solar en un receptor, utilizando espejos o lentes, para luego transformarla en calor. La Agencia Nacional de Ciencias de Australia ha alcanzado un hito crucial, logrando una temperatura de 803 °C en el receptor, lo que abre nuevas posibilidades para el almacenamiento de energía renovable.

Este innovador espejo con placas fotovoltaicas permite maximizar la eficiencia de la captación solar, ya que los espejos direccionan la luz hacia un punto focal preciso. A diferencia de las placas fotovoltaicas convencionales, que convierten directamente la luz en electricidad, la tecnología CST utiliza el calor para generar electricidad, proporcionando una alternativa versátil y eficiente.

¿Qué ventajas tienen estos espejos como paneles fotovoltaicos?

El uso de partículas cerámicas capaces de soportar temperaturas extremas es fundamental para optimizar la CST. Estas partículas simplifican el sistema y reducen los costos energéticos al absorber y almacenar el calor solar. Son la clave para que comprendas por qué este espejo con placas fotovoltaicas es diferente a lo que conocías hasta ahora.

A diferencia de las células solares convencionales, la CST no compite directamente, ya que almacena la energía solar para su uso cuando no hay luz solar directa. Esto la convierte en una opción idónea para mantener el suministro de energía durante la noche o en días nublados.

El proceso de recolección de energía mediante espejos ofrece una mayor eficiencia en comparación con las tecnologías más tradicionales. La concentración de la luz en un punto específico aumenta la temperatura del receptor, permitiendo alcanzar temperaturas más altas que las logradas en sistemas convencionales.

Este avance no solo potencia la generación de electricidad sino que también optimiza el almacenamiento de calor, ofreciendo una solución integral para las demandas energéticas cambiantes Actualmente, 400 espejos componen el sistema de prueba de CSIRO en Newcastle.

Sin embargo, un sistema a gran escala podría requerir miles de espejos más grandes, lo que permitiría producir electricidad a la par con una planta de carbón de 100 MW. Además, se espera que esta tecnología de calor renovable sea rentable, con un retorno de la inversión de menos de diez años en cinco años.

Cuando vemos este tipo de innovaciones, nos resulta imposible no confiar en la energía solar como clave para lograr la neutralidad climática. Sin embargo, es inevitable pensar que vamos lentos, puesto que el objetivo está puesto para el año 2050 (nada menos).

Fuente: ecoticias.com

Por jfish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *