¿A quien no le gusta la idea de disponer de un espacio en casa para lavar y planchar la ropa? Si tenés la suerte de tener un espacio apropiado para ello ¡aprovechalo! No es necesario un cuarto muy grande para ello, si siquiera es necesario un cuarto siempre que hagas caso a nuestros tips para organizar y decorar un lavadero.

Si tenés un cuarto diseñado para colocar un lavadero o un hueco de armario amplio al que hayas decidido dar ese uso, te ayudamos a organizarlo y decorarlo. Apunta las claves que hoy compartimos contigo para que este resulte lo mas práctico posible.

Apila lavadora y secadora para ganar espacio

Una lavadero es un espacio para el lavado de la ropa, por tanto en este espacio no puede faltar una lavadora. Y poco sentido tendría disponiendo de una cuarto para ello y no incorporar además una secadora, especialmente si vives en un lugar con un clima frío y/o húmedo.

La secadora es ese electrodoméstico que no sabes cuanto necesitas hasta que le lo tienes. ¿Tienes la oportunidad, el espacio y el presupuesto necesario para tener una? No lo dudes y ¡hazte con una! Colócalas en columna si dispones de poco espacio. Y si este no es un problema hazlo en paralelo para crear una superficie de trabajo encima.

Crea una superficie de planchado y doblado

Una vez seca la ropa, la mayoría la planchamos y doblamos para llevarla a sus respectivos armarios. Y no hay nada mas cómodo para hacerlo que contar con una superficie de al menos 120 centímetros de largo y 50 centímetros de ancho que te permita extender las prendas sobre la misma de forma cómoda.

Si colocas lavadora y secadora en paralelo, se creará sobre estas una superficie lo suficientemente amplia para planchar y doblar la ropa sobre la misma. Si no tienes espacio para ello, podrías recurrir a una tabla de planchar abatible que fijada a la pared solo tengas que desplegar cuando la necesites.

Añade un pequeño tendedero en la pared

¿Vas a montar el lavadero en un cuarto ventilado? Si es así te animamos a colocar un tendedero pequeño de pared o techo que no te estorbe mientras no lo uses. Si tienes secadora y tendedero exterior es probable que lo utilices poco pero no viene mal contemplarlo en el diseño.

Si no crees que vayas a sacarle partido, puedes apostar por poner, en su lugar, unas barras. Podrás colgar las prendas en perchas y utilizarlas tanto para ir colocando la ropa una vez planchada como para secar algunas prendas.

Combina diferentes soluciones de almacenaje

Combinar diferentes soluciones de almacenaje es clave para que el lavadero resulte funcional, por lo que en nuestros tips para organizar y decorar un lavadero este punto va a tener un gran peso. Piensa qué necesitas guardar, como quieres utilizar cada espacio y combina soluciones de almacenaje cerradas y abiertas para lograr tener todo organizado.

Coloca unos armarios altos para guardar los productos de limpieza fuera del alcance de los mas pequeños y combínalos con algún estante abierto que te permitirán tener a mano productos habituales y algunos cestos que te permitan llevar la ropa ya planchada a las habitaciones de forma cómoda.

También resulta muy práctico instalar en el lavader, como ya hemos mencionado, unas barras en las que poder colgar algunas perchas. Así podrás ir poniendo en ellas la ropa recién planchada para después, llevarla a su armario.

No son muchos los útiles que se necesitan para planchar, pero es imprescindible disponer de un espacio para ellos. Un espacio pequeñito basta para guardar la plancha, un recipiente con agua y algún paño o producto para planchar prendas delicadas.

Haz sitio para tus cestos de la ropa sucia

Si vas a diseñar tu cuarto de lavador de cero integra los cestos de la ropa sucia en los armarios inferiores. Este tipo de solución resulta muy práctica y aporta una sensación de orden a la habitación. Aunque si quieres ahorrar algo, la mejor solución seria recurrir a cestos independientes con una forma estructurada que puedas colocar bajo la encimera.

Colocar los cestos de la ropa sucia en el lavadero y acostumbrar a toda la familia a que lleve hasta este la ropa podría liberar espacio de los cuartos de baño o dormitorios, donde hasta ahora estaban colocados. Aunque si el espacio no es un problema, recurre a unos con ruedas que una vez llenos puedas trasladar hasta el lavadero.

Incluye un pequeño fregadero

No es un elemento imprescindible, pero si tienes espacio para colocar uno no te lo pienses. Uno pequeño bastará para tratar manchas difíciles antes de llevar las prendas a la lavadora, meter en lejía algunos trapos o limpiar algunos playeros.

Fuente: decoora.com

Por jfish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *