Materiales sostenibles, innovaciones tecnológicas, una integración armoniosa entre espacios exteriores e interiores…

De cara al inicio de un nuevo año, el sector de la construcción se prepara para adoptar 5 tendencias clave que cambiarán la forma en que se idean, planifican y ejecutan los proyectos en este ámbito. En un simple paneo se destacan materiales sustentables, espacios multipropósito y la incorporación de tecnologías vanguardistas para optimizar tanto el tiempo como los recursos.

Cuáles son las 5 tendencias que marcarán el ritmo dentro del sector en el 2024:

Sustentabilidad

La búsqueda de materiales más resistentes y respetuosos con el medio ambiente continuará definiendo el panorama de la construcción. Algunos ejemplos de ello son los materiales como los Wall Panels que imitan la madera, porcelanatos y pisos vinílicos con un sistema clic, en lugar de pisos flotantes. 

Por otro lado, la introducción de opciones como corcho, piedra, materiales reciclados y el uso de marcos de acero galvanizado para formar el esqueleto estructural de un edificio, llamado steel frame, destacan como un enfoque creciente en la responsabilidad ambiental en la construcción. Las edificaciones de este tipo ganan terreno en countries y barrios cerrados, ya que aquellos que disponen de un terreno o acceden a la compra de un lote fuera de las grandes ciudades tiene más posibilidades de construir una casa ecológica, reduciendo su consumo de energía y su huella de carbono.

Espacios multipropósito

Se trata de lugares clasificados como «edificios todo en uno» o «edificios de uso mixto» que ofrecen a los residentes una experiencia integral donde pueden vivir, trabajar y disfrutar de diversas actividades, sin salir del mismo entorno.

Se trata de espacios que buscan innovar cada vez más, como los business center, salas de entretenimiento y microcine, cavas, spa, entre otros, que se suman a los clásicos amenities como el laundry, piscina y gimnasio. 

El enfoque del diseño arquitectónico se orientará aún más hacia las necesidades y experiencias del usuario. Dentro de las residencias con amenities, encontramos una ventaja singular: la oportunidad de reflexión y el beneficio de la vida en comunidad. Los espacios multipropósito y la flexibilidad arquitectónica otorgan un sentido único a estos entornos. Este tipo de espacios son fundamentales, ya que buscan ofrecerles una experiencia de bienestar a sus residentes.

Integración de espacios interiores y exteriores

El diseño paisajístico se fusionará con la arquitectura, creando lugares que fomenten la interacción y mejoren el bienestar de quienes los habitan. La delimitación entre los espacios interiores y exteriores se desvanecerá con una atención especial a la creación de ambientes fluidos y conectados, como interiores a cielo abierto y jardines verticales, o departamentos con terrazas propias y piscinas. 

En la actualidad, estamos presenciando una reivindicación de principios higienistas en la mayoría de los desarrollos, característicos de la modernidad. Estas iniciativas no solo buscan aportar cualidades distintivas y únicas que definen la identidad de los proyectos, sino también cultivar un sentido de pertenencia significativo. 

La conjugación de arquitectura con arte

Desde edificios que se convierten en obras de arte gracias a su diseño exterior, así como la inclusión de instalaciones artísticas, murales, esculturas o incluso espacios exclusivamente dedicados a exposiciones culturales en el interior de los mismos, esta tendencia añade un elemento distintivo y promueve la apreciación del arte en la vida diaria. 

Estas iniciativas no solo resaltan la importancia de la intersección entre arquitectura y arte, sino que también anticipan una creciente tendencia hacia la integración del arte en nuestro entorno cotidiano.

Innovación tecnológica

En un mundo cada vez más digital, la integración de tecnologías de vanguardia en la construcción se vuelve fundamental. La preferencia para el año entrante incluye edificaciones inteligentes que aprovechan la automatización y la conectividad para mejorar la eficiencia operativa, la seguridad y la experiencia del usuario. Esto incluye desde cerraduras digitales con reconocimiento facial o huella digital, hasta sistemas de seguridad avanzados.

Prueba de ello son la implementación de cerraduras inteligentes, sistemas domóticos que permiten mediante un control remoto centralizar diversas funciones en el hogar, como la iluminación o cortinas que se regulan automáticamente según la presencia de personas o la luz natural. Esta convergencia de tecnologías promete no solo edificaciones más seguras, sino también entornos más eficientes y personalizables para sus habitantes.

En resumen, estas tendencias destacadas para el año que viene reflejan una evolución constante del sector, y apuntan hacia un futuro donde la construcción no solo sea eficiente y funcional, sino también sostenible, estéticamente enriquecedora y tecnológicamente avanzada.

Fuente: parati.com.ar

Por jfish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *