Cuatro viviendas concebidas siguiendo el diseño biofílico, ubicadas en Coles (Orense), Alicante, Sevilla la Nueva (Madrid) y Holanda

La naturaleza nos sienta bien, nos reconecta con nuestra esencia generando en nosotros un estado de calma y sosiego que nos hace olvidarnos del estrés diario. Es por ello por lo que muchos diseños arquitectónicos de vivienda tienen en cuenta este amor por la naturaleza y, con estrategias muy variadas, nos la traen a los interiores de la vivienda. El diseño biofílico guía las casas que os presentamos a continuación. Hogares inspiradores, bucólicos y auténticos construidos tratando de alterar lo mínimo el entorno.

Proyecto 1: Misión camuflaje

Esta vivienda en Ribela, perteneciente al municipio orensano de Coles, logra con acierto minimizar su impacto paisajístico al quedar escamoteada bajo la pradera verde. Desde Trespes Arquitectos explican: “las terrazas agrícolas, tan habituales en las riberas del Miño y Sil, nos indicaban cómo debía ser la inserción de la casa en la topografía. La intersección del paisaje y las relaciones entre las tres piezas principales (vivienda existente, vivienda nueva y piscina) provoca la necesidad de obtener una ‘cota cero’ común. Así surge la idea de enterrar la casa y crear un espacio limitado e íntimo para la nueva residencia”.

Menor gasto en climatización, ¡naturalmente!

El programa tiene como eje distributivo el patio, al que se abren la cocina y los espacios de servicio, como el cuarto de lavado o el garaje. Y a la parcela se vuelcan el salón, el comedor y los dormitorios.

De gran relevancia es también la cubierta vegetal, pues logra ahorros tanto en calefacción como en refrigeración, al permitir mantener cálida la casa en los meses fríos y, al contrario, rebajar unos grados de temperatura cuando los días son más tórridos.

El ritmo de las estaciones como guía

La casa se disfruta de forma muy diferente según la hora del día y, en especial, la época del año. Durante los inviernos, el ancho del patio no oscurece las habitaciones, lo que hace que la parcela sea el espacio al aire libre más utilizado. Y en los calurosos veranos de Ourense, la vida se hace en el interior del patio por la mañana; mientras que por la tarde la terraza de la cocina y la piscina son los lugares más privilegiados.

Proyecto 2: Patios sin límites

El estudio Fran Silvestre Arquitectos ha diseñado en Alicante ‘Casa Sabater’, un proyecto que surge de su implantación en el entorno. La edificación se despliega mediante una geometría muy clara, alejándose de la concepción de una arquitectura compacta. “Esta estrategia junto con la esbelta proporción de la construcción permite aumentar el perímetro de contacto de la vivienda con el exterior generando un sistema de patios que parece no tener límites”, detallan desde el estudio de arquitectura.

La casa en el bosque

Uno de los motivos de apostar por esta singular y zigzagueante geometría es que ha permitido sortear los árboles de gran porte existentes y abrazar los nuevos ejemplares que se plantan en el lugar. De este modo, el proyecto no solo se adapta a la topografía, sino que permite que arquitectura y jardín se vivan como algo unitario.

¿Cómo se distribuyen los espacios?

La casa se divide en tres plantas: la superior con la zona de noche; el nivel intermedio alberga la zona de día y, el inferior, ya bajo la rasante, cuenta con los usos auxiliares, el vaso de la piscina, las instalaciones y un espacio multifuncional. 

El proyecto se traza con una geometría muy clara de elementos rectos que se unen mediante un suave radio de curvatura, consiguiendo según palabras del prestigioso crítico de arquitectura Philip Jodidio: “ser simultáneamente geométrica y orgánica».

Proyecto 3: El ‘outdoor living’ llevado a su máxima expresión

¿Te imaginas una vivienda polivalente y tan cambiante que puedas llevar el exterior a su interior? Pues no es necesario que sueñes con ella pues existe, es la ‘Cabaña Anna’, cuyo diseño obra del holandés Caspar Schols invita a conectar con el entorno de la manera que quieras: tú mismo puedes decidir hasta qué punto quieres hacerlo, pues tiene varias capas que puedes abrir y cerrar. “Es como un conjunto de ropa que puedes ponerte o quitarte según tu estado de ánimo y las circunstancias”, comenta el artífice del singular proyecto, que se ha llevado a cabo en la reserva natural De Biesbosch (Holanda).

Sorprendente e innovador

Un hogar dinámico en forma de plataforma abierta para que convivas con los elementos, jugando con las dos carcasas protectoras correderas que pueden desplegarse. Así, la construcción única de esta vivienda permite abrirla y cerrarla tan solo deslizándola con la mano. Puedes apostar por dejarla con paredes de madera, en modo mirador, con tabiques acristalados o con la zona central al aire libre (donde se ubica la cama doble y, a ras de suelo, una bañera que queda cubierta cuando no se usa).

Una apuesta 100% verde

La superficie de la cabaña depende de si la preferimos extendida o compactada, pero con terraza.

Este es un proyecto no solo de arquitectura sostenible (es autosuficiente y los materiales de construcción son respetuosos con el medioambiente, como la madera Accoya y el contrachapado de abedul) sino también de decoración sostenible, pues desde la ropa de cama hasta la vajilla están fabricados con materiales reciclados.

Proyecto 4: Una casa en las alturas

Esta vivienda unifamiliar aislada en Sevilla la Nueva (Madrid), proyectada por La Reina Obrera, se sale de la norma pues se sitúa a la altura de las copas de los árboles. Construida en un terreno con orografía compleja debido a su gran desnivel, se decide ubicar la edificación para obtener grandes vistas panorámicas en una zona de un alto arbolado.

“Se proyecta una gran nave diáfana con cubierta a dos aguas de planta rectangular, conectada con el terreno en su cota cero. En seguida éste desciende, pero la vivienda queda elevada por medio de una estructura de acero cuyo entramado soluciona a un mismo tiempo la parte estructural de la edificación y su estética”, explican los arquitectos Ana Andrés y Diego Ramos.

El paisaje, la copa de los árboles

El uso interior de la vivienda se rige por el entendimiento de los espacios abiertos, permeables pero zonificados, que se apropian del paisaje, relacionados todos ellos entre sí, y ordenados lógicamente por el propio uso de la vivienda. Se obtiene la intimidad en el uso por medio del estudio de las formas y volúmenes que se plantean con la propia arquitectura interior.

En concreto la casa de divide en estas partes: el garaje; el distribuidor, el estudio y el dormitorio de invitados; la zona de día completamente conectada; el dormitorio principal en suite y, por último, las habitaciones infantiles. Desde el garaje ya nace la terraza perimetral que permite gozar de las fabulosas y verdes vistas.

Por otro lado, hay que destacar que el sistema constructivo empleado permitió la racionalización del uso de materiales y la reducción del tiempo de obra a 8 meses. En esta vivienda se han empleado materiales en su mayoría reciclables, con lo que se minimiza el impacto ambiental de la construcción.

Fuente: hola.com

Por jfish

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *